Piedad y Lorena en una edición anterior./JOSÉ UTRERA