XIX edición de la Más que Maratón del Cascamorras entre Baza y Guadix

Paco Valdivia, entrando eufórico en meta el año pasado/JOSÉ UTRERA
Paco Valdivia, entrando eufórico en meta el año pasado / JOSÉ UTRERA

La prueba no competitiva se celebra hoy organizada por el AD Los Trotanoches sobre una distancia de 52 kilómetros

JOSÉ UTRERABAZA

Hoy a las 7 horas y desde la puerta de la iglesia de la Merced, donde se encuentra el Camarín de la Virgen de la Piedad, copatrona de Baza, tendrá lugar la salida de la XIX edición de la carrera «Más que una Maratón del Cascamorras». Se trata de una prueba deportiva no competitiva, muy especial que trata de conmemorar el recorrido que tenía que realizar la comitiva del Cascamorras cada mes de septiembre para llegar a Baza e intentar llevarse a la Virgen de la Piedad.

Hace 19 años las asociaciones deportivas Los Trotanoches de Guadix y Cantarranas de Baza, idearon está singular carrera que alterna salida cada año. En el 2018 la llegada fue a la Plaza de la Iglesia de La Merced y finaliza tocando la puerta del templo y este año, toca salir desde la misma plaza, pero en dirección a Guadix y llegar hasta el monumento al Cascamorras en la calle San Miguel de Guadix. En total son 52 kilómetros que se pueden realizar corriendo, en bici o caminando (la salida para esta modalidad es a las 3 de la madrugada) y también parcialmente desde Hernán Valle a las 10,30 horas para hacer la parte final del recorrido.

Los Trotanoches, destacan que la prueba es en formado « quedada entre amigos» Y 19 años después aún hay participantes de la primera edición que siguen corriendo entre Baza y Guadix. Lamentablemente este año Los Cantarranas tiene la baja de Paco Valdivia, que falleció repentinamente el pasado mes de julio y serán muchos los compañeros que le echen en falta.

Cuando la llegada es en Guadix, como ocurre este año, el mayor peso de la organización corre a cargo de los Trotanoches, que han previsto vehículos de apoyo para avituallamientos y la colaboración de Cruz Roja y Protección Civil.

Tras la llegada, los participantes podrán hacer uso de las instalaciones de la piscina municipal de Guadix para duchas, vestuarios y un buen baño para quien desee relajar la musculatura.

El evento finaliza con una comida de hermandad durante la cual se hará entrega de unos recuerdos conmemorativos a los participantes que podrán asistir a una comida de hermandad por el precio de 15 euros.