Benamaurel

«Espero lealtad institucional del nuevo gobierno de la Junta de Andalucía»

«Espero lealtad institucional del nuevo gobierno de la Junta de Andalucía»
Francisco Torregrosa es alcalde de Benamaurel desde 2011 y afronta el final de la legislatura actual, con el anuncio de su intención de volver a presentarse en las próximas elecciones de mayo de 2019.
IDEAL

En las pasadas elecciones del año 2015, el PSOE de Benamaurel sacó nueve de once concejales, ¿aspiran a un resultado parecido en las próximas?

Para nosotros fue una gran sorpresa. Teníamos buenas sensaciones, sabíamos que el resultado iba a ser mejor que el de 2011, pero no esperábamos un resultado así. Fue una gran alegría, al tiempo que una gran responsabilidad saber que tanta gente confía con nuestro grupo, y así nos lo tomamos, como un reto para no defraudar esa confianza.

¿Está satisfecho con lo realizado en esta legislatura?

Uno puede estar contento con el trabajo realizado, porque sabemos todo lo que hemos peleado y seguimos peleando para que Benamaurel siga avanzando a todos los niveles, pero nuestro nivel de autoexigencia nos impide estar plenamente satisfechos. Son tantas las necesidades que todavía tenemos como municipio sin resolver, que a veces tiene uno la sensación de estar achicando agua de una piscina con un dedal. Por mucho que «estiremos el chicle» de las inversiones, las necesidades sin resolver «ahogan» lo conseguido, y eso a veces es frustrante. Pero de todas formas, hemos seguido con un nivel de inversión alto, consiguiendo remodelar completamente el espacio del Parque de la Cañada y sus alrededores, que ha supuesto un gran esfuerzo. Al mismo tiempo, hemos seguido con la política que ya llevábamos de la legislatura anterior de hacer un reparto equilibrado de inversiones entre el núcleo principal de Benamaurel y los distintos anejos.

La gestión de la deuda también ha sido muy importante. La hemos rebajado a la mitad en estos años, sin rebajar el nivel de inversión, y pagando a los proveedores en menos de 30 días. Eso es fundamental para un Ayuntamiento.

Últimamente se habla mucho de despoblación del mundo rural, ¿está afectando también a Benamaurel?

Es un fenómeno que nos afecta a todos los territorios en el mundo rural. Afortunadamente, en Benamaurel se pierde población a menor ritmo, pero eso no puede ser consuelo. Debemos seguir trabajando para que nuestros pueblos no mueran poco a poco. En este sentido, estamos volcados en mejorar los servicios públicos, para que nuestros vecinos no tengan nada que envidiar a otros territorios. Por ejemplo, a base de insistir, hemos conseguido que podamos tener un equipo de urgencias las 24 horas en el centro de salud de Benamaurel que se pondrá en marcha en breve, conseguimos que se hiciera una importante reforma de nuestro colegio que ha mejorado sensiblemente las instalaciones, y estamos volcados en resolver servicios básicos como el de abastecimiento de agua en todos nuestros núcleos. Por otra parte, estamos muy satisfechos de formar parte del proyecto del Geoparque de Granada. Creo que es un gran proyecto que afectará muy positivamente a todo el norte de la provincia de Granada, y que poco a poco dará sus frutos y serán más tangibles.

Lo que es indudable es que, sin el compromiso de todas las administraciones, seguirá creciendo el desequilibrio existente entre las áreas urbanas y las rurales. Necesitamos el apoyo de la Diputación, de la Junta de Andalucía y del Gobierno Central para que nuestros pueblos cambien la tendencia demográfica.

Hablando de desarrollo, parece que hay un gran debate en torno a la proliferación de macro-granjas porcinas en estas comarcas. ¿Cómo se afronta desde Benamaurel?

Personalmente, lo que defiendo es un modelo de desarrollo que sea sostenible, con miras a largo plazo, y que no sea incompatible con otras actividades económicas. Y creo que estas macro-granjas no cumplen con esos requisitos. Es verdad que necesitamos que nuestros vecinos tengan oportunidades de generar empleo, pero esto no puede ser pretexto para que nos convirtamos en el «estercolero» de España. Lo que necesitamos de verdad son iniciativas que no impacten negativamente en nuestro territorio. Es evidente que no estoy en contra de las que ya hay implantadas, pero creo que hemos llegado al límite en este sector, y hay que decir que no, apostando por otros más sostenibles.

¿Qué se le ha quedado en el tintero sin hacer en estos años?

Muchas cosas. Necesitaríamos muchas horas de conversación para enumerarlo todo. Cuando empieza una legislatura uno tiene claro lo que quiere priorizar a largo de la misma y vuelca todos los esfuerzos en esos proyectos. Luego, los imprevistos, la falta de recursos con los que se pensaba o la falta de apoyo de otras administraciones hace que haya que cambiar de planes. Pero concretando, estamos a punto de poder empezar con uno de los grandes proyectos de Benamaurel, que es la remodelación integral de la calle Calderón de la Barca, núcleo de la actividad comercial, hostelera, etc. de Benamaurel. Ya tenemos el proyecto completo y hemos acumulado cuatro años de planes provinciales de Diputación de Granada sin gastar para poder tener los recursos necesarios para acometer la obra. Al igual que el proyecto del pabellón cubierto, que es un proyecto que ya estamos en fase de redacción, y que no hemos tenido ni el tiempo ni los recursos en esta legislatura para acometerlo.

¿Qué espera del nuevo gobierno de la Junta de Andalucía?

Espero, ante todo, que haya lealtad institucional. Tuve la mala experiencia del gobierno del PP en la legislatura 2011-2015, en la que fuimos ninguneados por aquel equipo encabezado por Sebastián Pérez, que ni siquiera era capaz de recibirnos para hacerle llegar nuestras peticiones y necesidades. Así es muy difícil. Espero que en esta nueva responsabilidad haya otra predisposición, y que podamos sentarnos para intentar abordar todos los proyectos pendientes con la Junta de Andalucía, como es la carretera A4200 de Baza a Huéscar y la travesía de Benamaurel, la construcción de la depuradora, las instalaciones deportivas, el patrimonio, los regadíos, etc., etc. Por mi parte, van a tener una actitud en positivo para trabajar en esa línea.