Rosario Moreno, portavoz del PP en el Ayuntamiento de Zújar / JOSÉ UTRERA

El PP de Zújar estudia acciones legales contra el alcalde por el «ataque continuado» a la portavoz popular

El alcalde, el independiente Salvador Moreno, ordenó a la policía local el desalojo de la popular tras pedir ésta el uso de la palabra durante una sesión plenaria

JOSÉ UTRERA ZÚJAR

La portavoz del Partido Popular en Zújar, Rosario Moreno, ha anunciado que va a emprender acciones legales contra el alcalde de la localidad, el independiente Salvador Moreno, por «la actitud antidemocrática y de persecución que viene secundando desde hace años» contra su persona. Así lo ha manifestado la popular tras ser expulsada de la sesión plenaria celebrada el pasado lunes 14 de marzo en el consistorio.

«Tras negarme el uso de la palabra en pleno debate, y poner de manifiesto de manera reiterada que estaba infringiendo mi derecho, ordenó a la policía local que me desalojara del salón de plenos. No es la primera vez que esto ocurre por su negativa a que los grupos municipales hagamos nuestra función de fiscalizar al equipo de gobierno».

Moreno vuelve a señalar como el primer edil «no es capaz de controlar los nervios para impedir cualquier acción que como grupo de la oposición llevamos a cabo asumiendo una actitud totalmente intolerable y fuera de lugar contra mi persona», y recuerda «el ataque continuado, insultos y comentarios personales» que viene recibiendo del alcalde y de algunos concejales del gobierno municipal desde hace años «fuera de cualquier contexto político atentando contra mi dignidad».

El pleno celebrado el pasado lunes era una sesión extraordinaria a petición de los grupos para que el gobierno municipal diera cuenta de la ejecución de diferentes obras que se acometen en la localidad y por lo tanto son los grupos políticos convocantes los que tienen que cerrar el debate, aunque en este caso, el alcalde se opuso tajantemente a ceder el uso de la palabra a los portavoces de los grupos políticos de la oposición.

«Es inconcebible que el alcalde ordenara a la policía local que me desalojara de un pleno tan solo por el hecho de pedir el uso de la palabra para debatir un punto del orden del día».

La popular se pregunta a qué se debe este miedo y le insta a que explique con luz y taquígrafos la ejecución de unas obras en el municipio después de haber impedido que le formularan las dudas que tienen sobre los proyectos que están llevándose a cabo.

La popular, después de solicitar a la secretaria del ayuntamiento que recordara al alcalde como fedataria pública su obligación de dar voz a los grupos de la oposición, decidió abandonar el pleno para evitar que el agente de la policía municipal llevara a cabo la orden de expulsión reiterada del primer edil, momento que aprovechó éste para dar por finalizada la sesión plenaria

«Estamos ante una actitud dictatorial impropia de la que están siendo cómplices el resto de concejales del gobierno de Zújar que callan y permiten que se amordace a la oposición», concluye.