Freila evalúa los daños ocasionados por las tormentas de la pasada semana

El agua torrencial inundó varias viviendas y afecto a calles, invernaderos y plantaciones hortícolas

José Utrera García
JOSÉ UTRERA GARCÍA Baza

El ayuntamiento de Freila, espera poder finalizar esta semana la evaluación de los daños ocasionados por las tormentas caídas en el municipio durante la tarde noche del pasado miércoles 16 de junio. Dos fuertes tormentas acompañadas de fuertes granizadas, causaron numerosos daños de todo tipo, sobre todo en el casco histórico y barrios de casas cueva, donde el agua corría por las calles como auténticos torrentes sin control, lo que propicio que el agua entrara en las viviendas y se produjeran inundaciones de las mismas, obligando a familias enteras y vecinos a pasar la noche achicando agua y limpiando el barro. La panadería del pueblo también se vió afectada y sufrido inundaciones y los panaderos tuvieron que pasar la noche sacando agua y limpiando, sufriendo además diversos fallos eléctricos debido al agua acumulada. Los barrios más afectados han sido barrio Nuevo, Pinares, Alameda, Almendro y las calles Pósito y Adolfo Quiles.

El alcalde de Freila, Emilio Álvarez Sierra, espera que en los próximos días el ayuntamiento pueda terminar de determinar los daños ocasionados y cuantificar su importe, como paso previo para solicitar ayuda a las distintas administraciones. Con el presupuesto de un municipio tan pequeño como Freila, con solo 939 habitantes, es insuficiente para afrontar los daños ocasionados en el pueblo.

Emilio Álvarez, también detalla que en el campo, se han producido riadas en las ramblas, que han provocado daños en los accesos a los bancales, incluso llegando a arrancar algunos árboles, y dejando impracticables varios caminos. El granizo, también ha provocado daños en los invernaderos y plantaciones hortícolas.

«Tal vez, lo más significativo, a parte de las inundaciones de viviendas y calles llenas de barro, ha sido que el suministro de agua potable se vio interrumpido durante todo el día del jueves 17 debido a que el transformador del pozo que abastece el pueblo se quemó y varios elementos del sistema de telegestión de la red de abastecimiento se han dañado, por la tormenta eléctrica. Esta situación ha hecho que haya que derivar personal a atender las urgencias generadas en calles y viviendas y que el personal de mantenimiento deje sus tareas habituales y se centrará en restablecer el suministro de agua potable». Indica el alcalde.

Como es habitual en localidades donde hay zonas y barrio enteros de casas-cueva, las consecuencias y los efectos de las tormentas seguirán manifestándose en los próximos días y cuando la tierra de seque, lo que a su vez puede dejar grietas y socavones.