Juan Francisco Torregrosa, Alcalde de Benamarel / JOSÉ UTRERA

El alcalde de Benamaurel insiste en exigir la suspensión del trasvase Negratín Almanzora

En la actualidad el Negratín apenas si tiene embalsada 173 hectómetros cúbicos de agua, el 30 % de su capacidad, que es de 567 hectómetros cúbicos

JOSÉ UTRERA BENAMAUREL

Juan Francisco Torregrosa, alcalde de Benamaurel vuele a exigir la suspensión o anulación del trasvase Negratín-Almanzora, en base a los «incumplimientos e irregularidades» que se están produciendo en la gestión del mismo. Indica el también presidente del Grupo de Desarrollo Rural del Altiplano de Granada.

El alcalde benamauralense, pone especial acento sobre las cuestiones relacionadas con la Comisión de Gestión Técnica de explotación del trasvase, «los incumplimientos de la Evaluación de Impacto Ambiental y las irregularidades que se comenten en la planificación hidrológica que no considera la excepcionalidad de las transferencias de agua que marca la Ley».

Juan Francisco Torregrosa, recuerda las alegaciones presentadas hace varias semanas por el GDR Altiplano de Granada, ante el Director General del Agua, Teodoro Estrela, donde se ponen de manifiesto los incumplimientos que se están produciendo en la gestión del trasvase, de cara a solicitar su anulación o suspensión. «El objetivo principal de estas reclamaciones al ministerio radica en hacer visible al territorio y pedir justicia, amén de conseguir, al menos, la participación en la planificación y gestión de los programas de recuperación y compensación de los impactos ambientales y socioeconómicos generados por el trasvase». Señala, Torregrosa.

El GDR de las Comarcas de Baza y Huéscar, dice recoger el sentir de la población y la necesidad de plantear las injusticias derivadas de la regulación, ejecución y explotación de la transferencia de agua entre el embalse del Negratín en la Cuenca del río Guadiana Menor y el embalse de Cuevas de Almanzora.

Unidos por el territorio

Juan Francisco Torregrosa, señala que la iniciativa es fruto del debate, realizado el pasado mes de febrero en las jornadas 'Altiplano Unido por el Agua 2021: avances y retos para la gestión del agua en el territorio'. Tanto la Junta directiva del GDR, como el grupo promotor del 'Contrato de Río del Alto Guadiana Menor' del que forman parte, además del GDR, algunos Ayuntamientos y Comunidades de Regantes y otras entidades como FAECA, AGAPRO o la Plataforma del Río Castril, han decidido presentar ante la administración competente un documento con fundamento jurídico y técnico que sirva « para reivindicar justicia en el territorio y la participación en la elaboración y puesta en marcha de las medidas compensatorias pertinentes que permitan contribuir al adecuado desarrollo sostenible de las comarcas de Baza y Huéscar partiendo de un modelo de gestión integral y sostenible del agua».

De acuerdo con la Ley del Plan Hidrológico Nacional de 2001 se entiende por trasvase 'la autorización concreta de volúmenes que se acuerde transferir cada año o en cada situación concreta' y por transferencia 'la norma específica que autoriza el paso de recursos hídricos de un ámbito territorial de planificación hidrológica a otro distinto'.

En este sentido el GDR indica que se ha profundizado en cuatro aspectos relacionados con la infraestructura y su actividad. En primer lugar se ha cuestionado la gestión actual del trasvase que se realiza a través de la Comisión de Gestión Técnica en la que nunca ha podido participar nadie que proceda de la cuenca del Guadiana Menor. En segundo lugar se han detallado los incumplimientos de la Evaluación de Impacto ambiental del proyecto con respecto a la puesta en marcha de un programa operativo para el desarrollo de la cuenca del Guadiana Menor. En tercer lugar se ha planteado la incongruencia legal de que la planificación hidrológica no considere el carácter extraordinario de los trasvases ni el principio de prioridad de la cuenca cedente. Para terminar se ha protestado por la vulneración, durante varios meses a lo largo de varios años, de los límites volumétricos marcados aprovechando la venta de derechos de agua obviando el obligado cumplimento de la garantía de las demandas actuales y futuras de todos los usos y aprovechamientos de la cuenca del Guadiana Menor.

Transparencia

Todo ello ha servido para argumentar que desde el territorio se quiera abrir un espacio de encuentro con el Ministerio de Transición Ecológica competente para que, en el marco de una gestión sostenible del agua, se exija «justicia social, transparencia e información y un escrupuloso cumplimiento de la normativa de cara a la explotación del trasvase que considere su carácter excepcional y que no merme las garantías de uso y las necesidades presentes y futuras de las comarcas de Baza y Huéscar». Así mismo, se pretende establecer una negociación en la que se permita a las comarcas bastetana y oscense ser partícipes en las medidas compensatorias propuestas reclamando «la implicación en la planificación y gestión de cualquier plan operativo que sea necesario para eliminar los impactos ambientales, sociales y económicos generados por el trasvase sobre el territorio».

No es la primera vez que el alcalde de Benamaurel y presidente del Grupo de Desarrollo Rural (GDR) Altiplano de Granada, pide la suspensión del trasvase, Juan Francisco Torregrosa, en el año 2019 ya mostró su preocupación por la situación del trasvase Negratín-Almanzora. Según la normativa que regula este trasvase, se pueden trasvasar 50 Hm3 anuales hacia el pantano de Almanzora, situado en la provincia de Almería, siempre que el volumen embalsado en el embalse del Negratín esté por encima de los 210 Hm3 y el sistema de regulación general por encima del 30%.

Ese año en el mes de agosto el volumen embalsado en el Negratín bajó de los 210 Hm3 y, sin embargo, se continuó trasvasando agua al mismo ritmo hacia el Almanzora. Esta semana el Negratín apenas si tiene embalsada 173 hectómetros cúbicos los que supone el 30 % de su capacidad que es de 567 hectómetros cúbicos.