Una de las participantes con su diploma / IDEAL

Los usuarios de la residencia Rodríguez Penalva participan en el programa 'Por un millón de pasos'

La iniciativa, que comprende paseos en grupo por la naturaleza, pretende fomentar la actividad física y la integración social de los participantes, así como mejorar su motivación y autoestima

JOSÉ UTRERA HUÉSCAR

La residencia de la Diputación de Granada Rodríguez Penalva de Huéscar participa en el programa 'Un millón de pasos', una iniciativa apoyada por la institución provincial que pretende fomentar la actividad física y la integración social de los usuarios, así como mejorar su motivación y autoestima, a través de la organización de paseos en grupo por la naturaleza.

Este programa de la Junta de Andalucía se basa en el recuento diario de los pasos llevados a cabo por los participantes en sus caminatas. Según ha señalado la diputada de Centros Sociales, Adela Álvarez, el objetivo es intervenir en el proceso de envejecimiento de los participantes, tanto a nivel físico como anímico, fomentar su interacción con el medio natural y cultural que les rodea, incentivar la competitividad y el logro de sus metas e integrar a las personas con trastornos mentales graves en la sociedad «reduciendo el estigma que acompaña a este colectivo».

Este tipo de actividades se plantea, asimismo, como «la mejor forma de trabajar con un colectivo que, a veces, realizando según qué programas, tendemos a infantilizar», según ha afirmado el terapeuta ocupacional del centro, Miguel Ángel García, quien ha añadido que «los usuarios valoran especialmente que confiemos en su autonomía y su valía».

Además de las salidas organizadas a parajes naturales cercanos como la Ermita de los Morales, situada en la propia finca donde se ubica la residencia, además de acudir al manantial de Fuencaliente o el pantano de San Clemente, en el entorno del municipio oscense. Los participantes también realizaron paseos de manera autónoma por los alrededores de la residencia. Ellos mismos se encargaron de cuantificar individualmente los pasos, que después registró, de forma conjunta, el terapeuta del centro en el documento proporcionado por el Servicio Andaluz de Salud.

Pese a que la actividad tuvo que suspenderse a causa de un brote de Covid, los participantes consiguieron cuantificar dos millones de pasos, doblando así la previsión inicial. El programa envió un diploma personalizado a cada uno de los usuarios del centro que, según García, estuvieron «encantados» con esta iniciativa.