Calle San Francisco en obras / JOSÉ UTRERA

Las obras de la calle San Francisco entran en su recta final

A falta del nuevo asfaltado la calle se abrirá al tráfico la próxima semana

JOSÉ UTRERA BAZA

Las obras de la calle de San Francisco finalizaron ayer viernes todo lo relativo a instalaciones. Los trabajos, que se iniciaron el 21 de septiembre, se han alargado más de lo previsto debido a la existencia de más instalaciones de las que se tenía constancia, algunas de ellas ya anuladas y otras funcionando, lo que ha condicionado el ritmo de las obras, especialmente en todo lo relativo a movimiento de tierras. La previsión es que la calle pueda volver a abrirse al tráfico la semana próxima, aunque todavía quedará pendiente realizar la pavimentación.

De hecho, según ha comunicado la empresa al Ayuntamiento, todas las instalaciones que había que hacer están listas desde hace algo más de una semana, pero quedaba pendiente el cambio de una tubería a petición del propio consistorio, aprovechando que estaba abierta y a la vista. El cambio de esa tubería, de hierro, se hacía necesario tanto por la antigüedad de la misma como por su poca capacidad, insuficiente para las necesidades actuales. Una operación especialmente complicada porque en esa zona pasan conducciones de electricidad de alta tensión y de fibra óptica.

Precisamente esa es la actuación que se llevó a cabo ayer viernes, con la previsión de que se pueda reabrirse de nuevo al tráfico a lo largo la calle Agua que también lleva varios días cortada al tráfico.

La reapertura de ambas calles en el principal cruce del centro urbano se va a realizar a falta de realizar los trabajos de pavimentación en los próximos días. Para ello se procederá al fresado del antiguo asfaltado para colocar sobre el mismo uno nuevo. También se tiene previsto arreglar un socavón que hay frente al Banco Santander en la parte del acerado.

A pesar de que las actuaciones han sido más de las previstas inicialmente, el coste de las obras no ha variado con respecto al presupuesto inicial de 84.900 euros.

Se trata de intervención muy necesaria, pues periódicamente esta calle sufría socavones que arreglaban y cada cierto tiempo volvían a producirse. Está vez se ha decidido abrir la calle en «canal» y renovar toda el abastecimiento con materiales modernos y eliminar lo viejo.

Temas

Baza