El Baloncesto Baza pierde la imbatibilidad en casa y pone en peligro el primer puesto

El Baloncesto Baza pierde la imbatibilidad en casa y pone en peligro el primer puesto
  • Tercera derrota, que rompe la imbatibilidad del Segura Desarrollos Industriales Baza en casa esta temporada, y que le obliga a ganar sus dos últimos encuentros si quiere seguir optando a ocupar la 1ª plaza de la clasificación que ocupa actualmente. Los más de 300 aficionados que se dieron cita ayer en el Pabellón Municipal de Deportes de Baza pudieron presenciar un excelente e igualado partido entre el 1º y 3º clasificado de la categoría, enfrentamiento que superó con creces las expectativas creadas de antemano. Ambientazo por tanto del entregado y ruidoso público bastetano que, a pesar de la presión ambiental creada, no consiguió que su equipo sumase una nueva victoria que hubiese facilitado la fase final de la temporada regular.

Desde el inicio del partido, los jóvenes pero disciplinados jugadores de Unicaja dejaron claro que venían a romper la imbatibilidad del líder en su casa. Un parcial 2-9 favorable a los malagueños complicaba el primer cuarto a los de Baza. A pesar de ello los bastetanos supieron sobreponerse a este revés inicial para acabar el cuarto tan solo un punto abajo. Durante todo el partido Unicaja presionó la subida del balón del SDI, anticipando las líneas de pase, con una fuerte defensa individual, rayando la ilegalidad (sobrepasándola, con la permisividad de los árbitros, a juicio de los numerosos aficionados que poblaban la grada que protestaban una y otra vez la no sanción de dicha defensa). Los bases bastetanos, muy incomodados por la fuerte defensa rival, se iban desgastando física y anímicamente en sus intentos de romper dicha presión defensiva. El segundo cuarto transcurrió con intercambio de canastas  que mantenían a Unicaja por encima con ventajas cortas en el marcador que nunca superaron los 5 puntos. Al descanso se llegó con 5 puntos de diferencia para los visitantes. Tras el pertinente periodo de descanso y ya en el tercer cuarto, siguió este intercambio de canastas. La defensa bastetana (siempre zonal alternando 2-3 y 3-2) no conseguía frenar las acomentidas de su rival que anotaba con pasmosa facilidad, y cuando no lo hacía los altísimos y atleticos pivots malagueños cogían rebote tras rebote en ataque para así disponer de nuevas opciones de tiro. A falta de dos minutos para acabar el cuarto el SDI consiguió romper la sangría anotadora de su rival, lo que le permitió colocarse por delante en el marcador y adquirir una mínima ventaja de 2 puntos para afrontar los últimos 10 minutos de juego. Comenzó el último cuarto, la presión de la grada se hacía insostenible pero no parecía afectar a los disciplinados jugadores canteranos de Unicaja, que continuaron con su presión defensiva y su fluidez ofensiva. Por su parte el SDI, sometido al contínuo desgaste, marcado también por las bajas de dos jugadores importántes (Carlos Rodríguez y Alberto Moya) se mantenía con esfuerzo dentro del partido. A pesar de ello, el partido pudo decantarse del lado bastetano, pero un cúmulo de errores en lanzamientos relativamente sencillos llevó a la pérdida del encuentro. En los últimos 60 segundos de juego se llego  con ventaja malagueña (78-80), y se produjo una  personal y dos tiros libres para el equipo local, fallados. Ataque malagueño sin éxito, nueva personal favorable a los locales con sus correspondientes tiros libres fallados también, ataque malagueño saldado con pérdida de balón y contraataque bastetano que culmina en bandeja sencilla, fallada. Este cúmulo de errores y la presión defensiva a la que habían sido sometidos durante todo el encuentro, acabó desquiciando a los jugadores bastetanos, que tras protestar algunas decisiones arbitrales vieron como los colegiados pitaban varias técnicas de forma consecutiva. Aquí acabó el partido, pues seis tiros libres y posesión de balón para los de Málaga acabaron por sentenciar un bonito e interesantísimo encuentro.