Dos personas fallecen al estrellarse e incendiarse un ultraligero

Dos personas fallecen al estrellarse e incendiarse  un ultraligero
  •   ?El día era muy bueno para volar. Hacia sol y el viento era flojo: apenas alcanzaba los tres nudos. Si  observe que el aparato  venía muy parado?..De repente, ?pico? y los vi caer y estrellarse. Y luego el incendio?.No sé qué  pudo pasar? Este es el relato del accidente que ayer costó la vida a dos hombres  a unos veinte kilómetros de la localidad granadina de Orce.Los fallecidos, de 57 7 60 años, volaban a bordo de un ultraligero, cuando la avioneta se precipitó a tierra y estalló en llamas. Los cuerpos quedaron carbonizados.

Un compañeros de las victimas ?una de las cuelas era de Murcia y la otra, de la ciudad alicantina de Orihuela, no acaba de creérselo. ?Aunque le falle el motor, los ultraligeros, de ese modelo planean muy bien. Hubieran podido  aterrizar en cualquier sitio, porque el lugar en el que se estrellaron es totalmente llano e inmensamente amplio: no hay cables, no hay ningún obstáculo para poder aterrizar. No lo entiendo?, repetía horrorizado el testigo que también es piloto.No fue el único testigo que asistió a la tragedia. Al parecer, otra persona que presenció la caída del aparato y que fue quien aviso a los equipos de emergencia por medio del 112, intento apagar el fuego con un extintor y, cuando lo vació, arrojo tierra con sus propias manos en un intento desesperado por sofocar las llamas. Finalmente, corrió a un cortijo para pedir ayuda, pero todos sus esfuerzos resultaron infructuosos. Pista de aterrizaje El suceso ocurrió en la carretera provincial GR- 9104- que une las localidades de Orce-  y María, pero aún en el interior de la provincia de Granada y el término municipal de Orce-, en la zona conocida como Pozo de la Rueda, a unos 160 kilómetros al norte de la capital granadinaEl fatal accidente se produjo  las tres y media de la tarde,  en un llano localizado a varios cientos de metros de una pista especialmente acondicionada para el despegue y aterrizaje de ultraligeros, desde donde había despegado el aparato siniestrado,  según informaron fuentes de la Guardia Civil, que asumió la investigación del accidente.Hasta el lugar de los hechos acudieron, además de los agentes del instituto armado, una dotación de bomberos de la Agencia Provincial de Extinción de Incendios (APEI) del parque de la localidad granadina de Huéscar. Tras terminar de sofocar el incendio, esperaron a la llegada del forense para rescatar los cuerpos de los dos accidentados, que quedaron atrapados en la madeja de la estructura abrasada en que se convirtió el ultraligero tras ser devorado por el fuego.La zona del término municipal de Orce,  en la que se produjo el siniestro, es utilizada habitualmente por aficionados a este tipo de avionetas. Además de la pista de aterrizaje, también hay un hangar. A lo largo de la tarde de ayer, compañeros de los infortunados pilotos fueron llegando al lugar del suceso, procedentes de Orihuela y Murcia.Al caer la tarde, los cuerpos calcinados de las dos víctimas del accidente fueron trasladados hasta el Instituto Anatómico Forense de Granada donde se les practicó la autopsia. A lo largo del día de hoy, está previsto que los cadáveres viajen hasta sus localidades de residencia para recibir sepultura.