El Tribunal Supremo ratifica la condena de siete años de cárcel para vecino de Baza por clavar a otro un punzón en el hombro.

  • El Tribunal Supremo ha ratificado la condena impuesta por de la Audiencia Provincial de Granada a un vecino de Baza, al que condeno a siete años de prisión como autor de un homicidio frustrado, según el juicio celebrado a finales del año 2010 en la propia Audiencia Provincial granadina. Los hechos ocurrieron el 15 de octubre de 2009 y fue el Juzgado de Instrucción numero uno de Baza quien llevo instrucción del suceso. Según el relato que consta en sentencia de la Audiencia, el ataque ocurrió a las 13:45 horas, cuando Luis se encontraba en el Parque de las Cuevas de Baza y se topó con Francisco, con quien mantuvo una discusión.

Luis reprochó a Francisco "que le debía dinero" y, en un momento dado, "sacó un pincho o punzón puntiagudo de grandes dimensiones, y se lo clavó a la altura del músculo deltoides del hombro izquierdo, el cual atravesó y se introdujo en la cavidad torácica, perforando la pleura". Asimismo le hirió en la cara "al darle varios golpes en la misma". Durante el juicio, el ahora condenado ofreció una versión de los hechos que la Audiencia califico como "falsa": aseguró que todo se produjo de forma fortuita durante un forcejeo. En concreto, afirmó que cuando se encontró con Francisco éste llevaba un puño americano en una mano y algo punzante como un pincho o una navaja en la otra. Ante ello, él le retorció la mano y ambos se cayeron, momento en que la víctima se debió de causar las lesiones.La versión del acusado tampoco se la  ha creído el Tribunal Supremo, que califica de "peligrosa conducta criminal" su acción de clavar el punzón en el hombro de la víctima. El TS destaca incluso "la fuerza" que tuvo el ataque como para atravesar el hombro.El Supremo al igual que antes la Audiencia Provincial de Granada, detalla como Luis no asistió a la víctima después de agredirla. Francisco tardó en curar de las heridas 30 días. Por su parte durante el juicio los peritos forenses determinaron que la herida del hombro fue "de riesgo vital, necesitando de una urgencia médica considerable". De igual modo, concluyeron que por su longitud y lugar era imposible que la misma persona que tuviera el arma pudiera lesionarse de ese modo.Además de los siete años de cárcel el acusado,  no podrá acercarse a su víctima a menos de 300 metros durante un período de 5 años, y deberá de indemnizarle con 2.000 euros por las lesiones causadas y las secuelas, así como abonar al Servicio Andaluz de Salud (SAS) el coste de la atención prestada a la persona agredida.