Borrar
Los niños se adaptan al ritmo veraniego tanto si viven en Orce todo el año como si acuden al pueblo de los padres y abuelos a pasar el verano o parte del mismo. Ramón L. Pérez
Os enseño mi pueblo

El largo, caluroso y divertido verano de los niños de Orce

Ir a la piscina, jugar en las escuelas, asistir al cine de verano en el castillo y charlar hasta la madrugada con los amigos entretenimientos predilectos de los niños

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Miércoles, 9 de agosto 2023, 12:33

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El verano en Orce es tan largo como caluroso y el ritmo de vida diario se amolda a las circunstancias tanto para jóvenes como mayores. Estamos en una zona muy seca. Lo que hace millones de años era el borde de un gran lago de clima tropical, hoy es una zona semi árida donde el sol aprieta de lo lindo, durante los meses de verano y el frío es muy intenso durante el largo invierno. El único motivo por el que Orce no es noticia en invierno y en verano por sus temperaturas extremas, es simplemente porque la AEMET no tiene una estación meteorológica en el municipio.

El verano de 2023 no es muy diferente a otros, que haga calor no es noticia en Orce, y sus gentes están adaptadas y las viviendas también. Es algo raro ver instalaciones de aire acondicionado en las fachadas del bien cuidado casco histórico del municipio, donde abundan las casas señoriales y algunos palacios.

Los niños se adaptan al ritmo veraniego tanto si viven en Orce todo el año como si acuden al pueblo de los padres y abuelos a pasar el verano o parte del mismo. La pista de fútbol, sala del colegio de la localidad, es uno de los lugares de encuentro, los partidos entre los amigos son interminables, así lo atestiguan Álvaro y Raúl que incluso se acercan a los pueblos de la comarca para disputar los torneos que suelen organizarse durante el verano, en los municipios vecinos, Galera, Huéscar, Puebla de Don Fadrique.

Otro lugar de encuentro entre los jóvenes son los caños, una fuente muy próxima al colegio, donde beber agua fresca y a la vez mantener una charla con los amigos y amigas... es cita diaria. La zona del paseo y los caños es uno de los lugares preferidos de los niños, sobre todo tras la caída de la tarde y llegada de la noche. En Orce las veladas se prolongan hasta las doce o la una de la madrugada. Antes y después de la cena los más mayorcillos se encuentran en los caños. Otros en el parque nuevo o en la plaza vieja en torno al Castillo de las Siete Torres.

Álvaro, un joven que vive habitualmente en Granada, relata su rutina veraniega en Orce: jugar al fútbol, piscina por la mañana, ir a los mercadillos de los pueblos próximos, estar en la calle y no aburrirse. «Todos los veranos venimos a Orce, aquí se está muy bien con total libertad y por las noches te puedes tumbar a ver las estrellas, eso en Granada no se ve. Es indescriptible, mi abuelos eran de Orce y la familia seguimos viniendo. A mí me gustaría quedarme más tiempo».

Ramón L. Pérez
Imagen principal - El largo, caluroso y divertido verano de los niños de Orce
Imagen secundaria 1 - El largo, caluroso y divertido verano de los niños de Orce
Imagen secundaria 2 - El largo, caluroso y divertido verano de los niños de Orce

En la rutina diaria durante el verano para los niños en Orce, no falta una visita a la piscina natural de Fuencaliente para refrescarse. Por la tarde paseo y reuniones de amigos en algunos de los rincones del pueblo o asistir a alguno de los muchos actos y actividades de todo tipo que se organizan durante todo el verano, que incluye las películas al aire libre que se proyectan en el patio del castillo. Sin ir más lejos el domingo pasado la gran atracción para pequeños y grandes fue el mercado medieval que cada año se organiza el primer domingo de agosto. Esa tarde Orce multiplica por tres o cuatro su población.

Jesús Osvaldo, que reside en la localidad murciana de Los Alcázares describe sus vivencias veraniegas en Orce en principio para ver a mi abuela «pero me lo paso muy bien jugando al pádel o al fútbol en las escuelas, o simplemente dando vueltas, o en los caños con los amigos o visitando con la familia la terraza de la Mari Cruz».

Carla cada año regresa a Orce, y se lo pasa en grande con sus primas «lo que más le gusta es la piscina. Su madre Mari López, que es de Orce, destaca la tranquilidad y el descanso que supone estar en el pueblo «los niños han hecho amigos aquí y llevamos dos años viniendo».

Por su parte Bruno, no tiene dudas hace mucho calor y hay que irse a la piscina, ir al castillo a ver el cine y salir con los amigos « no echamos en falta nada, el pueblo lo tiene todo para pasar un buen verano».

Alejandra, coincide que durante el día hace mucho calor, «pero por las noches nos quedamos hasta tarde con las amigas y nos divertimos mucho».

A pesar de ser un pueblo con apenas 1.145 habitantes, la actividad veraniega en el lugar de la campeona y récord mundial de marcha atlética, María Pérez, es muy intensa desde durante julio y agosto, todos los días hay al menos una actividad diferente, hoy miércoles un concierto de Juan Pinillas. El entretenimiento y la diversión para todos los públicos están asegurados. Y dentro de pocos días llegan las fiestas de verano.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios