Un influencer de Melilla estafa a un matrimonio de Baza engañando a su hijo de 14 años

Un influencer de Melilla estafa a un matrimonio de Baza engañando a su hijo de 14 años

La pareja denunció que se habían producido cargos en su tarjeta bancaria por compras que no habían realizado en establecimientos comerciales de Melilla

EFE

La Policía Nacional ha detenido por segunda vez en siete meses a un «influencer» de Melilla, de 20 años, como presunto autor de dos delitos de estafa por el uso virtual y fraudulento de los datos de dos tarjetas bancarias de un matrimonio de Baza (Granada), con las que hizo compras por valor de 3.500 euros.

En una nota de prensa, la Jefatura Superior de Policía de Melilla ha informado de que esta detención tuvo lugar el pasado 31 de julio, después de una investigación de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) a raíz de sendas denuncias presentadas en la comisaría de Baza los días 5 y 11 de ese mismo mes.

Un matrimonio de dicha localidad denunció que se habían producido cargos en su tarjeta bancaria por compras que no habían realizado en establecimientos comerciales de Melilla, como joyerías, tiendas de ropa, una autoescuela, hostelería de comida rápida y otras compras realizadas por Internet.

El detenido obtuvo los datos de la tarjeta a través del hijo de este matrimonio, un menor de 14 años, al que el influencer hizo creer que era el ganador del «ficticio sorteo» de un teléfono móvil

El detenido obtuvo los datos de la tarjeta a través del hijo de este matrimonio, un menor de 14 años, al que el influencer hizo creer que era el ganador del «ficticio sorteo» de un teléfono móvil de alta gama que había organizado por las redes sociales, donde intentaba ganarse la confianza de sus seguidores.

La forma de actuar de este individuo era solicitar al ganador del sorteo que abonara los gastos de envío, que ascendían a 65 euros, a veces más, «por un teléfono móvil que nunca recibirían».

El hijo del matrimonio de Baza facilitó, mediando engaño, todos los datos de las dos tarjetas bancarias de sus padres, ya que «estaba ansioso por efectuar el pago de los gastos de envío para recibir cuanto antes su teléfono móvil de alta gama que solo existía en su imaginación», y también dio datos sobre la profesión y los ingresos de sus progenitores.

Con esos datos bancarios, el presunto autor de los hechos generó dos tarjetas bancarias virtuales mediante una aplicación que había descargado en su teléfono móvil, y con las que realizó varias compras en distintos comercios de Melilla y por Internet, estafando un total de casi 3.500 euros entre ambas, «que no fueron a más por la rápida intervención de la UDEV».

La Policía Nacional pudo recuperar algunos de los efectos fraudulentamente adquiridos, como tres pulseras de oro, dos sortijas de oro, dos cadenas doradas, una medalla dorada, un reloj dorado, un teléfono móvil, un dispensador de jabón, un vaso para cepillos de dientes, seis vasos, una toalla y otros efectos.

El presunto autor de los hechos, que ya había sido detenido por un caso muy similar el 28 de diciembre del año pasado, fue identificado, localizado y detenido por la Policía Nacional, y ya ha sido puesto a disposición judicial.

La Policía Nacional ha aconsejado no facilitar datos personales en las redes sociales si no existe una completa seguridad sobre quién los va a recibir y enseñar a los menores a no solicitar productos sin la aprobación familiar. E