Zona arbolada en el norte de la provincia de Granada / IDEAL

Huéscar acoge la I Jornada de «Sostenibilidad de nuestros montes»

El evento ha sido organizado por la Asociación de Propietarios Forestales de Andalucía Oriental

JOSÉ UTRERA HUÉSCAR

La localidad Huéscar ha acogido la I Jornada «Sostenibilidad de nuestros montes» organizada por la recientemente creada Asociación de Propietarios Forestales de Andalucía Oriental. Tanto Marian Núñez, Presidenta de la Asociación, como Francisco Carreño, Presidente de COSE (Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España), como Antolino Gallego, Coordinador de LIFE Wood for Future, destacan la importancia de la gestión forestal sostenible y el aprovechamiento de los montes de Andalucía Oriental para luchar contra los incendios y las plagas, a la vez que para dinamizar la economía de zonas despobladas mediante recursos locales. La Jornada se celebró en la sala capitular del Ayuntamiento oscense, y en ella se destacó el papel vertebrador de las Asociaciones y Agrupaciones de Productores para llevar a cabo esa gestión con certificación forestal sostenible y garantizar un suministro constante de madera de calidad a la industria. El asociacionismo es además la herramienta indispensable para trabajar con la administración para la defensa de los intereses de los propietarios privados y la conservación del monte y el fomento de la economía. La creación en este último año y de forma independiente de la Asociación de Propietarios Forestales de Andalucía Oriental, con sede en Huéscar, y la Agrupación Marjal en el sector del chopo granadino y andaluz, con sede en Granada, es buena prueba de que el sector forestal comienza a dar claros síntomas de dinamización, alentado por la necesidad de luchar frente al cambio climático, la despoblación y la dependencia de mercados exteriores.

Por su parte, Antolino Gallego presentó el modelo industrial impulsado por LIFE Wood for Future, que bajo un eficiente maridaje técnico entre las madera de chopo y pino, y eventualmente el hormigón, estaría formado por una serie de aserraderos locales, una pequeña planta de laminados estructurales de madera, una industria de productos mixtos madera-hormigón, que además viniera acompañada con una planta de valorización de residuos del aserrado de trozas de chopo y pino. Este ecosistema industrial en la provincia contribuiría a valorizar los pinares de los montes orientales y las choperas de Andalucía, lo que pasaría por una gestión forestal sostenible de los montes para su mejor aprovechamiento. La comarca de Huéscar tiene también un gran potencial para las plantaciones de chopo, por lo que este modelo industrial mixto chopo-pino supondría una doble entrada para su economía. Igualmente, la comarca cuenta con un caso de éxito a nivel industrial, la empresa Tubocás S.L., dedicada a la fabricación de pellet, que podría beneficiarse de forma relevante con este ecosistema industrial dirigido a la construcción.

El modelo industrial disminuiría doblemente la huella ecológica de la construcción, mediante el uso de la madera para estructura y el pellet como energía.

La Jornada contó también con otras posibilidades interesantísimas de cara a futuro para la valorización de los montes, como el cultivo de trufa y la venta de créditos de carbono, así como el atractivo que puede suponer la recolección de setas, como así destacó el maestro y querido vecino de la Sierra de Cazorla, Rufino Nieto.