Ganado segureño en una ganadería de Baza / JOSÉ UTRERA

Los ganaderos afectados por la Viruela Ovina y Caprina claman ayudas al encontrarse en situación límite

El fin de las restricciones de movimiento de animales alivia la situación pero no la arregla tras cuatro meses de encierro, que en el caso de Benamaurel se prolongará un mes más.

JOSÉ UTRERA BAZA

La Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural puso fin, el pasado lunes, a las restricciones del movimiento de animales y productos de ovino y caprino que se vieron afectados por la Viruela Ovina y Caprina (VOC). No obstante, como medida preventiva para evitar posibles rebrotes de la infección la Consejería mantiene las restricciones en el municipio de Benamaurel.

Las medidas adoptadas no son las mismas que había antes de detectarse los brotes. Pero sí suponen un alivio para los ganaderos que tenían al ganado sin poder sacarlo a pastar. Ahora lo pueden hacer en horario diurno y por la noche el ganado debe de regresar a las explotaciones.

Los ganaderos y los ayuntamientos en cuyo término municipal se han visto afectados, piden ayuda urgente, por un lado están los que su ganado fue sacrificado y por otros los que han estado alimentando al ganado que no podía pastar a base de gastarse los ahorros o incluso pidiendo dinero a la familia. Para la mayoría la situación es desesperada y la ganadería en extensivo su único medio de vida. El alcalde de Benamaurel Juan Francisco Torregrosa, en cuyo municipio se declaró el primer foco y se extendió a otras ganaderías, pide ayudas complementarias a la Junta de Andalucía, si de verdad se quiera facilitar que la actividad ganadera continúe existiendo y los ganaderos puedan continuar con su medio de vida y no verse obligados a emigrar.

Finalmente se han sacrificado 4.345 cabezas de ganado ovino y caprino y demás del sacrificio de los animales de las 13 explotaciones afectadas, se procedió la eliminación de los cadáveres en la planta de transformación, así como la limpieza y desinfección oficial de la explotación, gastos que aún están pendientes de abonarse. Algunos ya han cobrado las indemnizaciones por sacrificio, pero no todos. Según el director general de la Producción Agrícola y Ganadera de la Consejería, Manuel Gómez Galera, se han tramitado pagos por un importe de 219.000 euros. Una cifra a la que hay que sumar los 92.000 euros ya valorados y tramitándose el pago por los gastos de eliminación de cadáveres.

Pero hay ganaderos que al quedarse sin animales, se han quedado sin ingresos, y además de las indemnizaciones, necesitan ayudas económicas y autorización para volver a formar una ganadería. «Y para eso se necesita tiempo, y mientras de que comemos» Clama uno de los ganaderos afectados.

El pago por sacrificio de animales se hizo efectivo el pasado 6 de enero la a razón de 45 euros los corderos, muy por debajo de su precio de mercado y a 94 euros las ovejas.

Rafael Azor Angulo, al que le sacrificaron sus ovejas, sin tener ningún positivo, es uno de los ganaderos que ya cobrado por el sacrificio de sus animales. Pero Rafael, hace un llamamiento a las administraciones para que con urgencia ayuden a los ganaderos que se han visto obligados a tener sus animales encerrados. «Son muchos días y mucho gasto en alimentación, están al borde de la ruina, si no se les ayuda pronto».

Temas

Baza