Marcos Caparros viendo algunas de las fotos que ni él mismo habia visto antes / JOSÉ UTRERA

El fotógrafo bastetano, Marcos Caparrós dona su archivo con 100 años de la historia de Baza

El legado consta de miles y miles de negativos los más antiguos de cristal del año 1921 de la vida cotidiana de la localidad bastetana y sus gentes

JOSÉ UTRERA BAZA

Marcos Caparros Gómez ha legado al Ayuntamiento de Baza, el archivo fotográfico de Retratos Caparrós, el estudio fotográfico que montó su padre Marcos Caparros Torres en el año 1920 y que el continuo hasta que lo dejo en manos de su hijo Dimas Caparros. Es el único negocio centenario que aún queda en Baza.

En la mañana de ayer se formalizo la donación en el Ayuntamiento de Baza con la presencia del propio Marcos Caparros, que a sus 78 años y algún achaque de salud, sigue con el mismo carácter alegre y socarrón de toda la vida.

El legado que Marcos Caparros hace a Baza, tiene un valor excepcional desde el punto de vista histórico y social. Al contrario de otras ciudades, Baza no dispone de ningún archivo fotográfico de carácter histórico, ya que lo mismo que ocurrió con el miles de documentos, las fotografías también fueron desapareciendo del archivo municipal si es que las había.

Ahora de una manera totalmente desinteresada sin pedir nada a cambio de la noche a la mañana, el ayuntamiento de ha encontrado con un archivo que parte del año 1921 pero también al parecer también hay algunas fotografías anteriores.

Ni el propio Marcos Caparros, ha visto gran parte del archivo, pues son miles y miles de fotos en cristal, de una calidad superior, de acetato de negativos, son miles y miles de soportes fotográficos que hay que ordenar y catalogar, un trabajo que va a durar mucho tiempo, por suerte cada soporte esta numerado y existen libros con la numeración y el nombre de quien aparece en la foto y lo que se cobró por cada una.

Retratos Caparros, era el lugar al que se acudían para hacerse una foto, miles de bastetanos tienen ahora la posibilidad de ver los negativos de las fotos de boda de sus abuelos o de la primera comunión, pero también hay fotos de acontecimientos de todo tipo, ocurridos en Baza y a lo largo de 100 años.

Además de las fotos la donación incluye cámaras antiguas, ampliadoras o como el propio Marcos Caparros indica, la cámara de «campaña», que es de madera y hacen falta dos personas para transportarla. Se llama de campaña porque era con la que Marcos Caparros Torres, acudía a los pueblos de la comarca para hacer fotos o a los domicilios particulares para retratar una boda o algún otro evento familiar.

El hallazgo de la Dama de Baza

El fotógrafo fue uno de los primeros en acudir a cerro Santuario cuando su amigo Melchor Ramos, que tenía un cortijo muy cerca, le fijo que había mucho movimiento, en el sitio ese donde estaban buscando piezas arqueológicas, y que había aparecido una virgen o una estatua, enterrada. Marcos recuerda que era miércoles y que bajo de inmediato, pero no lo dejaron acercarse, se metió como pudo debajo de su coche y pudo hacer dos o tres fotos, cuando aún la Dama de Baza se encontrada pegada a la tierra. Al día siguiente bajo, pero la tumba ya estaba tapada con una lona y protegida por la Guardia Civil que no dejaba acercarse a nadie. Curiosamente Francisco Presedo Velo, iba todas las tardes al estudio fotográfico a revelar los carretes de fotos que había hecho durante el día, siempre se metía en el laboratorio, y cuando las fotos estaban positivadas, de las llevaba junto con los negativos, nunca dejo a Marcos Caparros solo en su estudio mientras relevaba el material del día a día de la excavaciones.

Marcos por motivos de salud, reside en un pueblo de la costa almeriense, pero no muy lejos de Baza, aprovecho ayer su visita para firmar la cesión y asistir a una rueda de prensa que organizó el ayuntamiento para darle visibilidad a la cesión del archivo para anunciar que hay más cosas que su familia está buscando para completar la donación. Su ilusión es poder ver en un futuro próximo todo el legado fotográfico familiar en un lugar digo, y donde los bastetanos puedan verlo. En este sentido el cronista oficial de la Ciudad de Baza, Ricardo Cañabate, pidió que se busque un edificio y se cree un museo fotográfico permanente. Tanto Cañabate como el alcalde Manolo Gavilán, ambos buenos aficionados a la fotografía, insisten en agradecer a Marcos Caparros la donación y a la misma vez, destacar el valor que supone que la ciudad tenga la historia fotográfica de los últimos 100 años.

Muchos bastetanos se van a sorprender cuando vea que el edificio del actual ayuntamiento no tenía la altura que tiene hoy en día, o que la Plaza de Santo Domingo estaba en alto y había unas escaleras de tres peldaños para acceder a ella. Es solo un mínimo ejemplo de los secretos que guardan los soportes fotográficos que ahora pasan al Ayuntamiento.

El archivo se va guardar en la Biblioteca José Becerril, que dispone de unas salas climatizadas para la conservación del archivo histórico a una determinada temperatura que debe de ser constante, sin alteraciones.

Casi de inmediato, el ayuntamiento deberá de adquirir un escáner de calidad para poder ir catalogando poco a poco el archivo donado. Y a la misma vez buscar la manera de digitalizarlo.

Aunque Marcos Caparros, fue muy sincero cuando dijo que no pedía nada, ni quería nada, solo que su pueblo al que ama profundamente pudiera tener un legado fotográfico. El Ayuntamiento tiene que pensar desde ya como agradecer la generosidad de Marcos Caparros. Puede ser el próximo Premio Dama de Baza a la Cultura, hijo predilecto o cualquier otra distinción de la que es merecedora desde el mismo momento que la concejal Mari Carmen González le hablo de la posibilidad de ceder el archivo fotográfico, sin que pudiera traba o inconveniente alguno, si no todo facilidades.

Temas

Baza