Muere el dueño de una empresa cárnica de Baza al caer en el foso de CO2 de la factoría

Familiares y trabajadores esta mañana, en la entrada de la fábrica/J. UTRERA
Familiares y trabajadores esta mañana, en la entrada de la fábrica / J. UTRERA

Pese al peligro que suponía meterse en el foso unos trabajadores lograron atarle una cuerda y salirse con rapidez y poder arrastrar el cuerpo de su jefe al exterior

José Utrera García
JOSÉ UTRERA GARCÍABaza

El dueño de la empresa cárnica Dimarca, Diego Martínez Sola, de 65 años de edad, ha fallecido al caer a un depósito de la factoría. Según apuntan las primeras hipótesis, el fallecido habría podido sentirse indispuesto, por lo que ha caído a la cámara de aturdimiento que tiene las instalaciones dedicadas al sacrificio de cerdos. Son fosos situados a 2 metros de profundidad con altas concentraciones de CO2 de no menos del 40% aunque pueden llegar al 70%. Y debe de estar a temperatura ambiente, según la normativa.

Según Emergencias 112, a las 8.00 horas se recibió un aviso de socorro, los que alertó a los bomberos de Baza que rápidamente acudieron a las instalaciones que la empresa cárnica DIMARCA (Diego Martínez Cañadas) tiene en el Camino de Oria, a unos 4 kilómetros del centro urbano de Baza. Al llegar a las instalaciones las dos dotaciones de bomberos (con un furgón de salvamentos varios y la unidad de mando de jefatura), el cuerpo sin vida del empresario ya había sido rescatado. Fueron los propios trabajadores, que se jugaron literalmente la vida, los que lo rescataron, pues aunque se corte el flujo de CO2 en el foso, el gas permanece durante un tiempo.

Los trabajadores lograron atar una cuerda a su jefe y lo sacaron tirando de ella. Los bomberos, con los equipos de respiración autónoma, procediendo a revisar la instalación, hasta comprobar que ya no había gas o productos que pudieran resultar peligrosos. A las 9.11 los bomberos regresaron a su base.

Hasta el matadero Dimarca se han trasladado efectivos del Cuerpo Nacional de Policía, que se encarga de las diligencias del suceso, junto al Juzgado de Guardia, la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) y Policía Local de Baza.

A los pocos minutos de producirse el suceso, familiares del empresario, que tiene mujer y tres hijos, acudieron al matadero, donde los servicios funerarios se encargaron de trasladar el cuerpo sin vida de Diego Martínez hasta el Instituto Anatómico Forense de Granada, donde ya se la ha practicado la autopsia, que debe de revelar las causas de la muerte. La investigación abierta por el juzgado de guardia podría aclarar si el fallecido sufrió un infarto que le hizo caer al foso, si estaba inspeccionado algo y se cayó o cualquier otra circunstancia del accidente.

Diego Martínez era una persona muy conocida en Baza y las muestras de dolor no se han hecho esperar. La empresa DIMARCA es de tipo familiar. La inició Diego Martínez Cañadas, que comenzó con una carnicería en la calle San Sebastián. Actualmente el propietario y gerente de la misma era Diego Martinez Sola, cuyo sepelio se producirá este viernes.