Borrar
A la salida de Huéscar las Santas fueron introducidas en el agua como establece la tradición JOSÉ UTRERA
Entrega ejemplar de las santas patronas Alodía y Nunilón

Entrega ejemplar de las santas patronas Alodía y Nunilón

Ayer fueron subidas en romería por los vecinos de Huéscar hasta las inmediaciones de la ermita y entregadas a las autoridades poblatas con total normalidad

JOSÉ UTRERA

HUÉSCAR

Martes, 21 de mayo 2024, 22:08

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Las fiestas de despedida de las Santas Patronas en Huéscar ya son historia, el domingo se celebró una impresionante procesión de despedida en la que participaron miles de personas, en toda la provincia de Granada, no hay otro desfile procesional igual. Son muchos los vecinos de todas las edades los que acompañan a las Santas Alodía y Nunilón, la procesión nada más salir de la Iglesia de Santa María, enfila la calle San Francisco y cuando ya está muy cerca de la Plaza Mayor, aún discurre por el final de San Francisco, que es una calle bastante larga. Luego en la Plaza Mayor es impresionante, el aspecto que presenta totalmente abarrotada de gente, esperando la llegada de las Santas para cantar su himno, una vez que finaliza la ofrenda floral, que ahora se realiza en las puestas del Ayuntamiento de una manera mucho más ágil. Mientras que la Asociación Musical «Ciudad de Huéscar» dirigida por su titular Enrique Alonso Soler, interpreta el himno, la gente lo canta masivamente y comienza una gran petalá. Después en el Pósito se interpreta la zarzuela «Al Agua Santas Benditas» y en plaza comienza la última gran verbena que dura hasta el amanecer. A la procesión asisten una representación de todas las hermandades y cofradías de Huéscar, así como el presidente de la Federación, Rafael Girón. Cerca del trono, va el cura párroco José Antonio Martinez Ramírez. La corporación municipal oscense también asisten y los alcaldes de Huéscar, Ramón Martinez y de Puebla, Laura Gómez, abriendo la comitiva oficial va la concejal de Fiestas, Lucía Lozano, que más tarde en la Plaza Mayor, cuida que todo salga según lo previsto.

Ayer a las 7 de la mañana fue la misa de despedida y algo más de hora más tarde las Santas, ya en una andas llegaron al lugar donde son introducidas por primera vez en el agua, camino de la ermita situada a los pies de la Sagra. A las 12 del mediodía, tal y como marca la tradición las Santas fueron entregadas a los vecinos de Puebla de Don Fadrique con total normalidad, «mucho mejor que otros años» pues alguna vez se produce algún roce que otro, debido a la ansiedad por coger las Santas, y los remolones por dejarlas. Aunque también ha cierto teatro en el «deja y toma».

Una de las peculiaridades que tiene la romería de las Santas es que en ella participan dos localidades vecinas Huéscar y la Puebla, ya que las Santas Alodía y Nunilón son las patronas de ambas localidades. El día es aprovechado por unos y por otros para estar con la familia y amigos, degustando todo tipo de viandas. Este año se ha podido encender fuego en los lugares habilitados y por tanto se pudo asar «chuletillas» de cordero segureño y hacer arroz, como el que preparó el Ayuntamiento de Huéscar para todo el que quiso acercarse.

En la parte de la sierra del Municipio de La Puebla, una vez recibidas las Santas son entradas en la ermita y se le dedica una misa y a primeras horas de la tarde, comienza el camino de descenso hasta Puebla de Don Fadrique, donde las Santas Patronas, fueron recibidas con gran solemnidad, organizando una procesión hasta la iglesia parroquial de la V Angustia. Las imágenes de la Patronas permanecerán en Puebla hasta las vísperas del día de San Juan que serán subidas también en romería hasta la ermita. Pero este año no se van a quedar en el monte, pues tienen que viajar hasta Valencia para terminarlas de restaurar. Estos días se ha podido apreciar que una imagen ya está restaurada y otra no. Otra novedad es que han estado protegidas por una urna de cristal, para su mejor conservación y protección, que es hasta ahora era costumbre acercarse y tocar y acariciar ambas imágenes, que necesitaban la intervención que le están realizando.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios