Instantes antes de que las Santas entrarán en la Iglesia de Santa María la Mayor ELOY MOLINA

Con la entrada de las Santas Patronas Alodía y Nunilón, Huéscar finaliza una gran Semana Santa

Las Santas permanecerán en la localidad oscense 50 días, hasta 6 de junio lunes de Pentecostés

JOSÉ UTRERA HUÉSCAR

Tras dos años de espera, ayer lunes de Pascua, Las Santas Patronas del Monte Alodía y Nunilón, hicieron su entrada en Huéscar en una procesión, con la que se puso el broche final a la Semana Santa oscense o lo que es lo mismo 11 días de desfiles procesionales, en la que es sin duda, unas de las principales Semana Santa de la provincia de Granada, que además está declarada de Interés Turístico de Andalucía.

El presidente de la Federación de Cofradías de Huéscar, Rafael Girón, destaca la emoción con la que se preparó y se ha celebrado este año la representación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. Todo el municipio se ha volcado con fervor a lo largo de una Semana Santa que se ha vivido con intensidad. Y que ha fue difundida en el cartel oficial una foto de la Virgen de los Dolores y el Cristo yacente de la Hermandad del Santo Sepulcro, obra del fotógrafo Eloy Molina.

Ahora ya está en marcha el calendario y a partir del pasado lunes comenzaron los 50 días de permanencia en el Huéscar de las imágenes de las Santas, antes de volver a ser devueltas en romería y entregadas a los vecinos de Puebla de Don Fadrique, lo que ocurrirá el lunes 6 de junio, lunes de Pentecostés.

El lunes quienes despidieron a las Santas fueron las gentes de la Puebla, y después de la misa celebrada en la ermita de las Santas se inició la romería camino de Huéscar.

La comitiva fue parando en diversos lugares tradicionales donde las oscenses esperan a las Santas que fueron metidas en el agua como exige la tradición. Y finalmente las 21:15 horas, la Corporación Municipal bajo mazas, el clero Parroquial, Arciprestazgo y la Federación de Cofradías, junto a la Banda Municipal de Música de Huéscar, se dirigían al templete donde el alcalde depositó la vara de mando en el trono de las Santas, y comenzó la solemne procesión de entrada de las Santas Patronas, portadas por los horquilleros del Santo Cristo de la Expiración. Además de los centenares de oscenses que acompañaron a las Santas, otras muchos se concentraron en la Plaza Mayor, donde se les cantó el himno de las Santas.