Los Duques de Huéscar en el centro de la foto con la el alcalde de oscense y varios concejales / ID

Los Duques de Huéscar visitan la ciudad oscense y Puebla de Don Fadrique

El heredero de la Casa de Alba, Fernando Fitz-James Stuart y Solís- Beaumont y su esposa Sofía Palazuelos, atendieron una invitación de ambos ayuntamientos, para visitar parte del territorio que perteneció al ducado

JOSÉ UTRERA HUÉSCAR

Los actuales Duques de Huéscar, Fernando Fitz-James Stuart y Solis- Beaumont y su esposa Sofía Palazuelos, han realizado una visita institucional a Huéscar y Puebla de Don Fadrique, atendiendo una invitación realizada por los ayuntamientos de ambos municipios que en su día pertenecieron a la Casa de Alba, con la que tuvieron sus divergencias en varias épocas a lo largo de los siglos.

La visita se prolongó durante todo el fin de semana pasado, comenzando en La Puebla de Don Fadrique, donde fueron recibidos por el Alcalde Mariano García Castillo y la corporación Municipal. Los duques firmaron en el libro de honor y tras una breve alocución realizaron una visita a pie por varias calles de la localidad, deteniéndose en distintos establecimientos públicos como la acreditada panadería Aguirre. También visitaron la Iglesia Parroquial de Santa Maria de la Quinta Angustia, donde rezaron ante las imágenes de las Santas Patronas Alodía y Nunilón, antes de ser devueltas a la ermita al pie de la Sagra. Otra de las visitas del XVII Duque de Huéscar y su esposa Sofía Palazuelos, fue al Museo Etnográfico-Arqueológico.

En Huéscar siempre acompañados por el Alcalde, Ramón Martinez y la Teniente de Alcalde, Soledad Martinez, los duques visitaron las secuoyas de la finca de la Losa, para continuar en el Centro de Interpretación del Cordero Segureño (CICOS) que está ubicado en el antiguo convento de San Francisco. La comunidad franciscana de Huéscar se fundó el 6 de octubre de 1602 con la licencia del arzobispo de Toledo y del Duque de Alba.

El heredero de la Casa de Alba, y su esposa, el Museo de la Ciudad, así como los frescos restaurados del claustro y sala de los filósofos, situado todos en el mismo edificio conventual. Pasando después a ver el atardecer desde la Torre del Homenaje y visitar la puerta de la Iglesia de Santiago, donde tuvieron ocasión de ver el escudo nobiliario que preside la puerta principal de esta iglesia, que es el de la casa de Alba. También visitaron la Casa de los Penalva

El domingo, tras un clásico desayuno con churros de Huéscar, visitaron la Colegiata de Santa María la Mayor, donde les fueron mostradas las ropas, también de la Casa de Alba, se trata del conocido «Terno del Duque, con unos ricos bordados. Más tarde, pasado mediodía, finalizaron la visita con una recepción oficial en el Ayuntamiento de Huéscar.

Tanto el alcalde de La Puebla, como el de Huéscar Ramón Martinez, coinciden en señalar que durante la primera visita de un Duque de Huéscar a ambos localidades, los actuales duques, se mostraron cercanos y cariñosos con los huesqüerinos, ofreciendo, información de lo que es ser hoy en día integrantes de una casa denominada Grandesde España. No en vano, en el discurso del Duque de Huéscar, en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, así lo hizo constar, destacando que la relación histórica entre la Casa de Alba y Huéscar mantuvo a veces bastante agria, con diversos altercados y en distintas épocas. De aquí que, esta visita, ya en el contexto actual de la época ha servido como una especie de «reconciliación» y colaboración entre el Duque y la ciudad, dejando atrás pasadas rencillas y poniendo por delante la paz, la amistad y la colaboración. Precisa el alcalde oscense.

Actualmente Fernando Fitz-James Stuart trabaja en banca en Suiza, y es participe directo en la administración de las actividades agrícolas y ganaderas de la Casa de Alba, al igual que en su Patrimonio, con intereses y decisiones en sus distintas Fundaciones. A partir de ahora se ha establecido una especie de compromiso, que puede posibilitar en el futuro, colaboraciones directas; así como una promoción turística. No en vano, tanto Fernando como su esposa Sofía, han tenido ocasión de conocer monumentos parajes y gastronomía que, en principio, no imaginaban. Y ahora cuentan con vivencias suficientes para ser embajadores, en su entorno y actividades, de cómo son los municipios de Huéscar y Puebla, finaliza diciendo Ramón Martinez.

Historia

Las tierras que integraban el ducado de Huescar fueron entregados en 1513 al segundo duque de Huescar, Fadrique Álvarez de Toledo y Enríquez, II duque de Alba de Tormes, como recompensa por los servicios al Reino de Castilla por su participación durante le Guerra de Granada.

Fue en el año 1.563 cuando el rey Felipe II, creo el título de ducado de Huéscar como regalo de bodas a Maria Josefa Pimentel y Girón, hija de los duques de Benavente, al casarse con el primogénito de la casa de Alba y futuro IV duque Fabrique Álvarez de Toledo y Enríquez de Guzmán.