Defile en el bicentenario de la guerra entre Huéscar y Dinamarca / José Utrera

Documental sobre la guerra de casi 200 años de Huéscar con Dinamarca

En el año 2009 la localidad oscense celebro actos en conmemoración el bicentenario de tal efemérides con asistencia de una delegación danesa

JOSÉ UTRERA HUÉSCAR

La cinta histórica, rodada desde el 20 al 23 de mayo, trata sobre el curioso conflicto del pueblo granadino y el país nórdico, coincidiendo con el 40 aniversario de una ceremonia en la que, con mucho vino, se firmó la paz entre daneses ataviados de vikingos y los sorprendidos habitantes de Huéscar.

Es probablemente el conflicto bélico más largo de la historia de España y, pero, también es el más absurdo y (paradójicamente) bonito pues en casi dos siglos no se registraron enfrentamientos ni hubo que lamentar víctimas, aunque sí un «prisionero». En 1981, el por aquel entonces archivero municipal de Huéscar, Vicente González Barberán descubrió un documento que atestiguaba que el municipio granadino estaba en guerra desde 1808, una situación casi kafkiana que se solventó con la festiva firma de la declaración de Paz con Dinamarca que tuvo lugar el 11 de noviembre de ese mismo año con el posterior hermanamiento entre Huéscar y Kolding, en el país nórdico.

El conflicto venía a cuenta de que, durante la Guerra de Independencia, la Junta Suprema, organismo que gobernó el país durante la ocupación napoleónica, cortó las relaciones con Dinamarca, debido a la ayuda que prestaba este país a los franceses. Cuando la noticia llegó a Huéscar, el Ayuntamiento oscense declaró solemnemente la guerra a Dinamarca un 11 de noviembre de 1809. Sin embargo, tras la derrota de Napoleón y el regreso de Fernando VII a España, tanto los granadinos como los daneses olvidaron aquello dejando aquella declaración en el limbo.

Un rodaje retrasado por la pandemia

Tras un parón obligatorio por la crisis sanitaria de la Covid-19, los malagueños Jorge Rivera (director), y Jaime Noguera (guionista) pudieron finalmente desembarcar con su equipo de rodaje en el municipio de Huéscar y, durante cuatro intensos días, han realizado entrevistas y navegado en la berlanguiana historia de la localidad que declaró la guerra a los aliados norteños de Napoleón y luego se olvidó de ello.

Los responsables del proyecto, que han podido alojarse en una de típica casa cueva del complejo oscense La Atalaya, que además cuenta con la colaboración de la experimentada productora danesa Camera X para rodar próximamente en aquella nación «enemiga» durante 174 años, rodaron en Ayuntamiento, el Archivo Municipal, el IES La Sagra, la casa modernista y en la residencia familiar del antiguo alcalde de Huéscar, José Pablo Serrano Carrasco. Además, se emplearon drones para realizar filmaciones aéreas que muestren la belleza de Huéscar desde los cielos.

Jorge Rivera y Jaime Noguera consideran conseguido en gran parte objetivo de su documental conjunto: contar con el máximo rigor histórico, pero a la vez con un muy merecido toque de humor español, este conflicto. «Nuestra meta es crear un producto didáctico y entretenido que a la vez venda las bondades de Huéscar en Dinamarca y revitalice las relaciones entre ambas partes», comenta Rivera «y aunque nos falta conseguir el apoyo de instituciones supramunicipales, gracias al Ayuntamiento de Huéscar, a sus vecinos y a los responsables de cultura de su ciudad hermana danesa de Kolding, hemos podido finalmente rodar casi el grueso de la película».

El objetivo es que la cinta, un canto a la paz a través de la sonrisa y a la hermandad de los pueblos, se estrene a finales de año, con motivo de las cuatro décadas de la resolución pacífica de aquel conflicto («que pudo poner en un brete la entrada de España en la OTAN», bromea Rivera» pueda ser llevado a museos, centros culturales y educativos de ambos países, además de comunidades de residentes daneses en España y a asociaciones históricas. «Además de crear una pieza cultural queremos contar una historia que habla de lo absurdo de la guerra, de la paz y del hermanamiento entre hombres y mujeres por encima del concepto de frontera», explica del largometraje su guionista Jaime Noguera.

Huéscar en destino turístico para daneses

Según Jaime Noguera, coproductor y guionista del documental «los vínculos de Huéscar con Dinamarca le dan un enorme potencial para adquirir la categoría de destino destacado para atraer al tan deseado turismo nórdico, que se destaca por un alto nivel de consumo. Esperamos contribuir a atraer a Huéscar (desde la costa granadina o la malagueña donde residen habitualmente, en lugares como Mijas o Benalmádena) a miembros de esta comunidad, Creemos firmemente que este documental puede contribuir a ello».

«Hace unas semanas estuvimos grabando precisamente en la Casa Danesa, en Mijas, para entrevistar a la familia Pleidrup, que estuvieron en la firma de la paz hace 40 años. Nos contaron sus experiencias del viaje y nos enseñaron la botella del 'vino de la paz' que todavía conservan, sin abrir. Tienen muchas ganas de volver a Huéscar. Después de comprobar el exquisito trato y el cariño que hemos recibido aquí, además de la deliciosa gastronomía local, de la que hemos disfrutado, comprendemos sus ganas», dice el realizador Jorge Rivera. «La verdad es que el rodaje ha sido al mismo tiempo parte del proceso de documentación e investigación. De cada persona que entrevistábamos surgían nuevas y divertidas anécdotas que iban enriqueciendo el contenido de la película».

Ambos productores esperan poder estrenar el documental en Huéscar, coincidiendo con los cuarenta años de la «firma de la paz» del 11 de noviembre de 1981.

La cinta cuenta, por el momento, con la intervención del ex Ministro de Asuntos Exteriores danés Per Stig Møller, la directora del Museo Lolland-Falster, Cecilie Bønnelycke, la alcaldesa de Huéscar Soledad Martínez Román, el archivero de Huéscar Antonio Marín Ros, el vicedirector del IES 'La Sagra' Daniel José Martínez Gallego, Joaquín Ortiz García de la bodega «El Pili», los dos policía municipales jubilados Ángel Molina y Constantino Martinez (captores del único «prisionero» del conflicto, un periodista danés en busca de exclusiva), y Fernando y José Pablo Serrano González, hijos del antiguo alcalde de Huéscar, José Pablo Serrano, a los que se unirán en breve especialistas en guerras napoleónicas y recreación histórica. En el equipo técnico presente en el municipio estuvieron Alfredo Fernández, editor especializado en postproducción de spots publicitarios, el piloto de drones Daniel García, la diseñadora e ilustradora @laurasiz y Raquel Herrero en la producción.