Descubren en una cueva de Baza plantas de marihuana de más de dos metros de altura

Los agentes detuvieron al presunto responsable del cultivo en exterior, un varón de 49 años de nacionalidad española

IDEAL

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Baza a un varón de 49 años de nacionalidad española como presunto responsable de un delito de tráfico de sustancias estupefacientes. Los agentes actuaban en funciones de prevención de la seguridad ciudadana cuando, en un lugar de difícil acceso, situado en el barrio de las Cuevas, localizaron la plantación compuesta por nueve plantas de gran tamaño, algunas de ellas superaban los dos metros de altura. Finalmente se incautaron de 9,3 kilos de cogollos y más de dos kilos y medio de hojas de marihuana.

Localizado por una patrulla policial

Agentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana destinados en la Comisaría de Baza, realizaban su servicio en turno de tarde, en labores de prevención de la seguridad, cuando se encaminaron hasta el barrio de las Cuevas. Una vez en dicho lugar, realizaron una inspección de la zona, llegando hasta un lugar de difícil acceso, en el que hallaron una plantación de marihuana. Se trataba de un total de nueve plantas de gran tamaño, algunas de las cuales llegaban a superar los dos metros de altura, que se encontraban plantadas en maceteros, jardineras o en el mismo suelo y que estaban dotadas de un sistema de riego proveniente de una cueva situada en la zona.

Los policías realizaron gestiones para localizar al dueño del cultivo, quien, al parecer, sería un varón de 49 años de nacionalidad española, que no se encontraba en el lugar en ese momento. Posteriormente las pesquisas las continuaron agentes de la Brigada de Policía Judicial de Baza y culminaron con la detención del varón.

Una vez cortadas las nueve plantas, los agentes incautaron 9,3 kilos de cogollos y 2,550 kilos de hojas de marihuana.

A pesar de que el detenido habría alegado que se trataba de un cultivo para su autoconsumo, la cantidad de droga intervenida y demás circunstancias de la intervención policial, hacen pensar que el destino de la marihuana pudiera ser para su posterior venta.