Embalse del Negratin en la Cuenca del Alto Guadiana Menor sufre la actual sequia / JOSÉ UTRERA

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir alerta sobre los problemas que afectan a Alto Guadiana Menor

Los tres principales problemas detectados son contaminación por las macrogranjas, mal funcionamiento de los EDAR y merma del acuífero y de manantiales

JOSÉ UTRERA BAZA

Un estudio de la Confederación Hidrografía del Guadalquivir evidencia los principales problemas que afectan a la cuenca del Alto Guadiana Menor, que son tres y ninguno de ellos afecta al estado natural del río Castril.

En el informe se alerta sobre la amenaza que supone por contaminación difusa para agricultura y no solo de regadío el incorrecto funcionamiento de las EDAR, y la alarmante proliferación de granjas de ganadería intensiva. «En este sentido se observa la inactividad y la falta de una respuesta de determinadas organizaciones sociales y el silencio que se guarda ante las administraciones competentes, tanto de la depuración como de ordenación del territorio». Recoge el informe.

Otro de los problemas detectados es el «abatimiento» de niveles en el acuífero detrítico y la merma de determinados manantiales como es el caos de la Fuente de San Juan en Baza, Grande de Zújar y Bugéjar, en Puebla de Don Fadrique sobre. Este es un asunto que sí atañe directamente a la CHG, se indica que se está haciendo un gran esfuerzo para atajarlo aunque las extracciones apenas alcanzan al 30 % de la recarga neta de las masas de agua y se ha hecho un seguimiento exhaustivo mediante teledetección.

El tercer gran problema es el suministro de agua potable a Baza y su comarca que es un tema que no compromete los objetivos de la planificación en la zona, que derivan de las exigencias de la Directiva Marco del Agua (DMA). De hecho el acuífero tiene descensos preocupantes que han motivado que haya sido declarado como en «mal estado cuantitativo» en el borrador de Plan Hidrológico actualmente en consulta pública.

El borrador de Plan Hidrológico propone al río Castril como reserva natural fluvial aguas arriba del embalse del Portillo. «Aguas abajo nos encontramos con un río que, aunque goza de buena salud hidrológica, soporta las presiones derivadas de estar situado aguas debajo de una infraestructura de regulación y la presencia de pueblos de cierta importancia en sus márgenes, Castril y Cortes de Baza y la presencia de vados con intenso uso por la población local que obligan a limitar el caudal circulante, regadíos tradicionales, y vertidos por depuración».

Confederación estima que una declaración como reserva natural fluvial del tramo situado aguas debajo del embalse del Portillo, requeriría como mínimo un consenso muy grande en ambas localidades, y no sería necesariamente incompatible con la captación para abastecimiento para Baza.

Desmentidos

El informe hecho público por CHG aprovecha para desmentir acusaciones y bulos tales como el «falso trasvase» de regadío hacia otras comarcas, e incluso hacia Almería, que es falso y ha sido creado sin base alguna al interés de un determinado grupo en mostrar que dicho conflicto existe. «El fondo de la cuestión es que nos encontramos ante una infraestructura de suministro de agua potable con una tubería de un máximo de 4 hm3 para el abastecimiento de una población aproximada de 28.000 personas. « Es falso que se pretenda secar el rio y además físicamente imposible».

El organismo de cuenca, indica que para dar solución al problema de abastecimiento a varias localidades de la comarca de Baza se han propuesto hasta 4 alternativas. De ellas, la alternativa 1 -finalizar la tubería- se ha considerado la más ventajosa económica y ambientalmente, al tiempo que se garantiza la integridad hidrológica del río Castril, porque requiere de menos energía para su elevación, es más barata, más sostenible y proporciona agua de más calidad.

La CHG dice ser plenamente consciente de la importancia de los valores ecológicos que mantiene el río Castril y se congratula de la visión positiva del conjunto de alternativas planteadas en el proceso de planificación hidrológica. A lo largo del mismo se han puesto de manifiesto las potencialidades y limitaciones de cada una, aunque ninguna compromete el estado de las masas de agua implicadas. De hecho, Las alternativas no contempladas por la CHG son las que requieren de más energía para su elevación y son, por tanto, más caras e impactantes y aportan agua de peor calidad.