El director territorial de Reia, el delegado del Gobierno en Andalucía, el presidente de la Junta, el presidente del Gobierno, la presidenta de Reia y el alcalde de Baza, este miércoles en la subestación. / ramón l. pérez

Las claves de la línea granadina que acaba con la mayor sombra de la red eléctrica de España

La línea 400 entre Caparacena-Baza, con una inversión de 90 millones de euros, será clave en el desarrollo de la zona Norte al garantizar un suministro de calidad y dar salida a los proyectos de renovables

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETE Granada

La puesta en servicio del primer tramo de la línea eléctrica Caparacena-Baza-La Ribina marca un punto de inflexión en el desarollo de la zona norte de Granada y de toda Andalucía Oriental, que era la mayor zona de sombra y el área menos mallada desde el punto de vista eléctrico de toda España, lo que ha dificultado históricamente su crecimiento económico.

Esta nueva infraestructura, que incluye la nueva subestación en Baza y la línea de 400 kV que la une con la subestación existente de Caparacena, permitirá reforzar la seguridad y la calidad del suministro a la vez que impulsan el desarrollo industrial de la zona. A la vez permitirá dar salida a los nuevos proyectos de energías renovables y será clave de cara al futuro ya que permitirá electrificar el eje ferroviario que llevará el AVE desde Murcia hasta la capital almeriense.

Transición ecológica

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, y la presidenta de Redeia, Beatriz Corredor, inauguraban este miércoles 9 de noviembre el primer tramo del eje Caparacena-Baza-La Ribina, con el que Red Eléctrica pone solución al déficit eléctrico en Andalucía Oriental.

Red Eléctrica, filial de Redeia responsable de la operación y el transporte del sistema eléctrico en España, pone en servicio el primer tramo del eje Caparacena-Baza-La Ribina, un conjunto de infraestructuras imprescindible para el desarrollo económico y social de la provincia de Granada y para toda Andalucía Oriental, a la vez que impulsa la transición ecológica de la región.

El presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, presidía la inauguración en la nueva subestación de Baza, en un acto en el que también han participado el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno y la presidenta de Redeia, Beatriz Corredor, junto a una amplia representación de las administraciones central, autonómica y local, incluidos los alcaldes de los municipios de la zona.

Con una inversión cercana a los 90 millones de euros, este primer tramo incluye la nueva subestación eléctrica de Baza y la nueva línea de 400 kV que unirá esta última con la subestación ya existente de Caparacena, situada en el municipio de Atarfe. Dos nuevas infraestructuras, muy demandas por el territorio, que refuerzan la calidad y la seguridad del suministro; amplían la capacidad del sistema para un mayor aprovechamiento del alto recurso renovable; permiten el desarrollo del corredor ferroviario del Corredor Mediterráneo entre Granada y Almería; y acerca la fibra óptima a numerosos municipios.

Durante el acto, Pedro Sánchez, subrayó el objetivo del Gobierno de «convertir a España en una potencia energética en Europa en torno a la generación de energías renovables».

El jefe del Ejecutivo puso en valor el papel clave de esta nueva infraestructura para «situar a España a la cabeza de la transición energética en Europa y avanzar en el triple objetivo del Gobierno de reforzar la cohesión territorial, modernizar el tejido productivo de nuestro país e impulsar la transición ecológica de la economía española».

Líder en renovables

Por su parte, Juan Manuel Moreno, destacó que «Andalucía es y va a ser cada vez más una potencia en energías renovables». «Queremos ser región líder y pionera en transición energética en España y Europa, porque tenemos condiciones inigualables para generar proyectos, riqueza y empleos verdes ligados a la energía sostenible. Una energía limpia para toda Europa, libre de presiones, de coyunturas complejas y de tensiones internacionales. Para eso, necesitamos 'autopistas eléctricas' que hagan posible su transporte. Y hoy, con el estreno de este primer tramo de conexión del eje Caparacena- Baza-La Ribina, estamos más cerca de ello», subrayó.

La presidenta de Redeia, Beatriz Corredor, recalcó por su parte el carácter estructural de estas instalaciones, que «ponen, por fin, a Andalucía Oriental, en el mapa eléctrico acabando con un déficit histórico de infraestructuras eléctricas». Añadió que gracias al compromiso de Red Eléctrica con la zona y toda la región, con este primer tramo «la provincia de Granada disfrutará de un suministro eléctrico de la máxima calidad, contribuyendo a la atracción de nuevas inversiones, el desarrollo industrial de la zona y la creación de empleo. Y lo hará de manera social y medioambientalmente respetuosa, porque hemos realizado estas infraestructuras escuchando al territorio y adoptando medidas que contribuyan a dejar esta zona aún mejor de cómo la encontramos».

Respeto ambiental y social

Así, incidió en la idea de que el proyecto se ha llevado a cabo con criterios de sostenibilidad y contando con la participación del territorio para lograr la mejor solución desde el punto de vista técnico, social y medioambiental. Un proceso en el que Red Eléctrica «ha fomentado la escucha y el diálogo con las administraciones, organizaciones y sociedad civil, para hallar una solución de consenso, con el mínimo impacto y compatible con los usos y actividades de la población».

En su ejecución, que se ha prolongado tres años, Red Eléctrica «ha actuado con el máximo respeto al entorno natural y a la rica biodiversidad de la zona». Así por ejemplo se han llevado a cabo medidas preventivas para evitar afección a la avifauna, como las paradas biológicas durante las épocas de cría o la instalación de salvapájaros.

Valor en los pueblos

Asimismo, la compañía ha puesto en marcha medidas para crear valor compartido y mejorar la calidad de vida de sus habitantes de la zona. Para ello, ha destinado más de 640.000 euros en diferentes acuerdos de colaboración con 15 municipios de Granada, dirigidos a la mejora de la eficiencia energética y el autoconsumo en edificios públicos, el impulso de la conectividad digital (fibra óptica) o la puesta en marcha de sistemas de bombeo de alta eficiencia.

Gracias a esta inversión, se han puesto en marcha proyectos con un impacto positivo para más de 44.000 habitantes, generando ahorros durante la vida útil de las iniciativas en términos energéticos (con una reducción del consumo de 1,8 GWh), hidráulicos (17.500 litros de agua), de emisiones (con una reducción estimada en 4.000 t CO2) y económicos (reduciendo el gasto de los municipios en 4 millones de euros).

Almería

El nuevo tramo puesto en servicio este miércoles es el primero del eje eléctrico Caparacena-Baza-La Ribina, que se completará con un segundo tramo hasta su destino final en la subestación de La Ribina (en el municipio de Antas, Almería) y en el que, en total, Red Eléctrica invertirá más de 162,6 millones de euros.

En la actualidad, la compañía trabaja con el territorio en el diseño de este segundo tramo, para lograr el mejor proyecto desde el punto de vista técnico, medioambiental y social.