Borrar
El Centro Especial de Empleo de Benamaurel lleva 27 años dinamizando la economía local

El Centro Especial de Empleo de Benamaurel lleva 27 años dinamizando la economía local

Bajo la marca comercial 'Integrasol' y 'Eco-Intregrasol' elaboran conservas de tomate y pimiento, pisto casero, alcaparra ecológica y muchos otros productos vegetales de gran calidad

JOSÉ UTRERA

BENAMAUREL

Jueves, 1 de febrero 2024, 14:09

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Asociación Esperanza es toda una institución en Benamaurel, pero también en toda la comarca de Baza, donde tiene ganado un gran prestigio, ligado al cuidado de personas con necesidades especiales donde junto a otras como Jabalcón en Baza o Aspadise en Huéscar realizan un enorme trabajo.

Pero en el caso de la Asociación Esperanza, también se le conoce por el trabajo que realizan en su Centro Especial de Empleo. El delegado territorial en Granada de la Consejería de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía, Javier Martín, acompañado del diputado provincial Roberto González han visitado las instalaciones del Centro Especial de Empleo (CEE) creado en 1997 y gestionado por la propia Asociación 'Esperanza', cuentan con una que elabora conservas vegetales que junto al cultivo de la alcaparra, dinamiza la economía local facilitando la contratación de vecinos del municipio como trabajadores eventuales, necesarios durante el periodo de recolección de la alcaparra.

Javier Martín ha recorrido las instalaciones del CEE junto al alcalde de Benamaurel, Francisco Torregrosa, también diputado provincial, y el presidente de la Asociación 'Esperanza', José Antonio Casado, todos coinciden en defender la necesidad de que las administraciones apoyen a las personas con discapacidad para insertarse en el mercado laboral, lo que permite que puedan trabajar y obtener una remuneración suficiente que logre satisfacer sus necesidades propias y la de sus familias.

José Antonio Casado, recuerda que la Asociación también administra un centro de día, un centro ocupacional y una vivienda tutelada, y destaca que actividad principal del CEE es la elaboración de conservas vegetales de tomate y pimiento, y la recogida y envasado de la alcaparra de la zona, que es la única catalogada como ecológica. También añadió que en estos últimos años se viene trabajando en la ampliación de producciones y mercado, facilitando así la integración laboral de las personas con discapacidad.

Javier Martín, tras calificar de «modelo social y económico» el CEE benamaurelense, se ha referido al esfuerzo inversor de la Consejería de Empleo para afianzar el apoyo a los Centros Especiales de Empleo, que en Andalucía ha supuesto el pago de hasta 88,7 millones de euros en ayudas, la mayor cantidad alcanzada en la historia de la comunidad autónoma. En la provincia de Granada, el importe concedido a los CEE supera los 6 millones de euros para respaldar a 1.364 beneficiarios. En el caso del Centro de Benamaurel, la aportación de la Junta es algo más de 48.000 euros.

«No podemos ignorar que un componente importante de la autonomía individual es disponer de seguridad económica», manifiesta el delegado de Empleo, para quien el Gobierno andaluz «está comprometido con el empleo de las personas con discapacidad para que tengan un trabajo digno, alejado de la precariedad».

Con respecto a los Centros Especiales de Empleo, detalla las líneas de ayudas destinadas a la inserción de personas con discapacidad, como las que financian la creación de empleo indefinido; los costes salariales derivados del mantenimiento de los puestos de trabajo; la adaptación del puesto de trabajo o la eliminación de barreras arquitectónicas.

El CEE de Benamaurel, que opera como SLU denominada 'Internacional Granadina de Alcaparra', y bajo la marca comercial 'Integrasol' y 'Eco-Intregrasol', tiene a ocho trabajadores que presentan algún tipo de discapacidad intelectual, física o sensorial, y el 75% de ellos lleva más de veinte años en la empresa. En la temporada de la recolección de la alcaparra, en los meses de mayo, junio y julio, se contratan a unos 75 trabajadores vecinos del municipio, que convierten al Centro, en colaboración estrecha con el Ayuntamiento, en uno de los principales activadores de empleo locales.

En general, la línea del tiempo de proceso productivo del Centro está centrada en la elaboración de conservas vegetales y encurtidos. Junto a agricultores externos, principalmente de la comarca, se dedica al cultivo de pimientos, tomates, jalapeños, guindilla y chili. Para ello, se dispone de instalaciones y maquinaria para la elaboración de este tipo de productos en conserva y encurtidos.

Dado que cada uno de los productos tiene procesos de elaboración diferentes, lo que supone un plus de dificultad para el personal del CEE, cuando llegan al mercado alcanzan niveles notables de calidad y excelencia. Los productos bajo la marca 'Integrasol' incluyen conservas de tomate y pimiento, conservas de tomate natural triturado, tomate frito casero, tomate frito con albahaca, pisto casero, asadillo manchego, alcaparra, alcaparra en vinagre, alcaparra en sal, banderillas, guindilla, jalapeños y salsa chili.

Alcaparras ecológicas

Una de las fortalezas económicas del Centro y de todo el municipio es la recolección, manipulado, conservación y venta de alcaparra ecológica que crece silvestre en el monte público de Benamaurel, más de 5.000 hectáreas de terreno, muy apreciada en los mercados nacional e internacional.

Hasta ahora se ha conseguido la mayor superficie de cultivo ecológico de España y una de las mayores de Europa, con más de 3.500 hectáreas de terreno público destinado a la agricultura biológica, en su mayor parte dedicado a la producción de la alcaparra, una planta autóctona. La Asociación 'Esperanza' tiene una concesión de explotación del Ayuntamiento de Benamaurel y su producción de alcaparra oscila entre los 18.000 y los 60.000 kilos anuales según la temporada, si bien la venta de la alcaparra se realiza a granel.

La alcaparra de Benamaurel es la única catalogada como ecológica por el Comité de Agricultura Ecológica. El proceso de su recolección es laborioso, puesto que la alcaparra brota de una mata cuyas ramas tienen púas y se trata de un trabajo 100% manual, en el que no pueden intervenir máquinas. El elemento diferenciador es que son silvestres y están en un monte en donde no hay posibilidad de cultivar nada y donde, por tanto, ni se utilizan abonos ni herbicidas. En España no hay zonas donde se trabaje la alcaparra, sí en otros países como Turquía y Marruecos.

Juan Francisco Torregrosa, destaca el impacto que tiene el cultivo de la alcaparra en la economía local. Durante las semanas previas a la recolección, se ponen carteles en el pueblo para la gente que quiera participar en la recogida. Ésta se hace de manera manual y el recolector vuelca el producto en unas calibradoras. Las alcaparras de menor calibre son las mejores y las más cotizadas. La recolección se suele hacer con las primeras luces del día para evitar en lo posible el sofocante sol de la zona.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios