Borrar
Los nuevos contenedores marrones, ya en servicio en Baza. J. U.
Baza, el tercer municipio de la provincia en poner en marcha el contenedor marrón

Baza, el tercer municipio de la provincia en poner en marcha el contenedor marrón

El ayuntamiento advierte que «o se recicla más o se tendrá que subir el recibo de basura»

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Domingo, 16 de junio 2024, 23:27

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El municipio bastetano acaba de poner en marcha la recogida selectiva de biorresiduos, con la instalación del contenedor marrón. Siendo el tercer municipio de la provincia en poner en marcha, el también conocido como «quinto contenedor». La implantación ya se está efectuando en una primera fase con la ayuda de una subvención de 60.000 euros conseguida por la anterior corporación municipal. El reto no es fácil y el esfuerzo y la insistencia tendrá que ser mucha para informar y concienciar a la población que debe de disponer en su casa de un cubo específico dotado de una bolsa compostable, diferente a las que se usan habitualmente.

El ayuntamiento anuncia un primer reparto de 3.000 cestas entre los vecinos. En las calles, sí que es ya visible, desde hace unos días el contenedor marrón, junto al resto de contenedores habituales.

En el 'quinto contenedor' se debe de depositar la materia orgánica que se genere en los domicilios. Restos de comida: frutas, verduras, comida cocinada, pan, cáscaras, pieles, huesos, espinas, caparazones, conchas. También admiten los posos del café, los restos de infusiones, las servilletas, el papel de cocina, los corchos, etc. Así mismo, este contenedor marrón debe recibir los restos de poda que se pueden generar en el domicilio, la hojarasca, las cenizas, el serrín, etc. siempre que sea, lógicamente, en pequeñas proporciones. Según los cálculos realizados por la empresa Valoriza, los restos orgánicos que deben ir al contenedor marrón suponen más del 40% de los residuos que hasta ahora se vienen depositando en el contenedor normal, técnicamente conocido como de «resto».

Tres tipos

Valoriza ha dispuesto tres tipos de contenedores marrones. Los más pequeños, de diez litros de capacidad, de uso domiciliario, serán unos cubos aireados en los que habrá que poner una bolsa compostable. Cuando esa bolsa esté llena, se cerrará y se depositará en los contenedores más grandes, de 360 litros, que se han colocado ya junto al resto de contenedores en las «islas» de recogida de residuos que se están reorganizando por toda la ciudad.

Existe un tercer modelo, de 240 litros, que se repartirá para los denominados grandes productores, esto es, establecimientos donde se genera mucha cantidad de materia orgánica (restaurantes, residencias, guarderías, hospital, etc.). Para el inicio de la campaña se dispone de 3.000 cubos aireados con 3.000 paquetes de bolsas compostables de 30 unidades que se repartirán a través de la misma empresa de limpieza y a través de las asociaciones de vecinos. Para los grandes productores hay 27 contenedores y para las «islas» o agrupaciones de contenedores de todo tipo, se cuenta con un centenar de recipientes marrones. Antes de final de año se reforzará la campaña con una segunda remesa de contenedores de los tres tipos que se volverán a repartir por los domicilios y en los puntos de recogida.

El concejal responsable del mantenimiento de la ciudad, Rafael Azor, y el representante de Valoriza en Baza, Sergio Yeste, han pedido a los bastetanos su colaboración y su implicación en esta tarea. «Sin la colaboración ciudadana no llegaremos a nada», recalcan. Se pide a los vecinos que no utilicen bolsas que no sean compostables en ese contenedor marrón, ya que supondría un inconveniente a la hora del tratamiento de este tipo de residuos. La alternativa es no utilizar ninguna bolsa y depositar los restos directamente en el contenedor, aunque ello suponga aumentar la frecuencia de aseado e higiene de esos contenedores.

Valoriza ha preparado un nuevo camión, de cinco metros cúbicos de capacidad, para la recogida de estos contenedores marrones que, en principio, se realizará una vez a la semana e irá aumentando conforme vaya creciendo la cantidad de materia depositada por los vecinos. Las previsiones que maneja la empresa es que el primer año se recojan 50 toneladas de restos orgánicos (cinco kilos por habitante y año), 80 el segundo, 112 el tercero, 153 el cuarto y hasta las 255 toneladas en el décimo año.

Un millón de euros de déficit del servicio de limpieza y recogida de residuos

El concejal de Mantenimiento y responsable de la limpieza en el Ayuntamiento de Baza, Rafael Azor, explica que el servicio tiene un déficit de un millón de euros y solo hay dos formas de solucionarlo, reciclando más o subiendo el recibo de basura. «Actualmente llevamos a la planta de reciclaje 8.000 toneladas de basura, que nos cuestan 500.000 euros. El objetivo pasa por reducir ese gasto y eso solo se puede hacer reciclando», precisa el concejal. «No olvidemos que el servicio de limpieza en Baza genera un déficit de un millón de euros entre lo que pagamos y lo que recogemos con la tasa municipal; si queremos solucionar ese problema, hay que esforzarse: o reciclamos o pagamos», señala Rafael Azor. Uno de los objetivos que se plantea a medio y largo plazo es la creación de una planta de compostaje en la que puedan tratarse estos restos orgánicos junto con los restos de poda, restos de la depuración de aguas, etc. De ella podrían salir fertilizantes que podrían utilizarse en varias circunstancias. No obstante, lo más rentable, además del beneficio medioambiental que el reciclado conlleva, es la reducción económica que este servicio puede suponer para las arcas municipales. Al contenedor marrón se unirán los contenedores de ropa y aceite. En total las islas para depositar los residuos están formadas por siete contenedores diferentes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios