Claustro de San Francisco ubicado en la Alcazaba. / IDEAL

Baza acomete la demolición controlada de la estructura anexa a la Alcazaba

Es el paso previo para terminar el proyecto de actuación para el que existe una dotación anual de 698.000 euros del Gobierno hasta el 2024

JOSÉ UTRERA

El lunes comienzan las obras de demolición controlada de una estructura de hormigón anexa al recinto de la Alcazaba de Baza. El pasado jueves se firmó el acta de inicio de la primera fase del proyecto de conservación, rehabilitación y puesta en valor de los restos emergentes de la Alcazaba de Baza consistente en la demolición controlada del edificio en estructura y restos del mirador.

Las obras se han adjudicado a la empresa Alberto Domínguez Blanco Restauración de monumentos, S. A. por un importe de 124.695 euros y con un plazo de ejecución de 4 meses. Empezarán con unos sondeos en la parte de arriba y cegado de cuevas, para posteriormente poder cortar la estructura y poder quitar el mirador con seguridad.

Según detalla la concejala de Urbanismo y Patrimonio, Gemma Pérez Castaño, «estas obras, que significan el inicio de una intervención global en la Alcazaba, consisten precisamente en una primera intervención de demolición y consolidación de toda la esquina sur-este, la cual se encuentra en una situación de peligro inminente».

Tras esta demolición, se podrá constatar cuáles son los lienzos de muralla existentes y en qué estado se encuentran para poder así terminar de diseñar un proyecto completo que abarque la intervención total del recinto donde se ubicaba la Alcazaba de Baza y su puesta en valor.

La redacción del proyecto lleva realizándose desde 2020 por un equipo multidisciplinar de expertos en patrimonio histórico compuesto por arquitectos, arqueólogos, historiadores, ingenieros de caminos, topógrafos y restauradores. Muchos de ellos de Baza y dirigidos por la arquitecta Isabel Bestué.

Cuando el proyecto se cierre definitivamente, con el diseño de esta esquina y aprobación de Cultura, será el Ministerio de Fomento, con las partidas incluidas para la Alcazaba de Baza, quien se encargue de la licitación de la obra.

Dotación

El Gobierno dispone de una dotación anual de 698.000 euros para invertir en las obras de rehabilitación de este espacio, que estuvo muy abandonado y convertido prácticamente en un vertedero. Hace 40 años se realizaron unas obras, que incluían un mirador y algunos elementos más que están muy deteriorados. La principal finalizada entonces fue construir un gran edificio anexo al recinto en cuya ladera se construyeron unas cocheras y un gran edificio que da a la calle Alhóndiga, justo enfrente del actual museo municipal. Más recientemente, en la parte contraria, el propio ayuntamiento construyó el edificio que alberga los Servicios Sociales municipales.

Desde este año los PGE tienen una consignación anual de 698.000 euros para cada uno de los años 2022, 2023 y 2024 para dedicarlos a la recuperación conservación, rehabilitación y puesta en valor de los restos emergentes de la Alcazaba de Baza.

El proyecto, que se prevé finalizar en los próximos meses, tendrá que dar solución a un sinfín de problemas y a la vez aprovechar las cualidades que le quedan al recinto. También se tendrá que definir qué hacer con el postizo que hay en el recinto. Se trata de gran parte del antiguo claustro de San Francisco, que fue ubicado en la Alcazaba hace décadas cuando se demolió el convento.