Mariano García Castillo / josé utrera

El Ayuntamiento de La Puebla cierra el 2021 con un superávit de 450.693 euros

El alcalde poblato, Mariano García, destaca que el secreto de la buena situación económica del Consistorio «es gastar en lo que se necesita y se puede»

JOSÉ UTRERA PUEBLA DE DON FADRIQUE

El Ayuntamiento de Puebla de Don Fadrique, ha dado a conocer la liquidación del ejercicio presupuestario 2021, que arroja un superávit de 450.693, un remanente de tesorería de 2.320.022 euros y 1.933.117 euros en caja.

Para el Alcalde de Puebla, Mariano García, estos datos hacen que el Ayuntamiento no tenga que realizar ningún plan económico ni financiero para abordar las inversiones locales o mantener los servicios públicos municipales, además de poder concurrir con ciertas garantías a subvenciones de otras administraciones públicas.

«Este superávit presupuestario se debe fundamentalmente al buen criterio a la hora de realizar una gestión sostenible y viable de los recursos económicos del Municipio».

Para García, estas cuentas han permitido al Ayuntamiento poblato mantener unos planes de inversiones realmente ambiciosos como los que se están llevando a cabo, y que recientemente han posibilitado la finalización de las obras de las calles Soledad, Jesús Morante o el Callejón de la Plaza de la Constitución y actualmente se están llevando a cabo obras que verán la luz en las próximas semanas como son la mejora de la iluminación del campo de fútbol y de la pista de tenis, las calles Pedroches de Almaciles y Padre Sánchez Cánovas, el gimnasio municipal o el parque de aventuras «Los Yesares».

El Alcalde, señala que otro buen dato de la economía municipal es el pago a proveedores que es a 11 días en el primer trimestre de 2022.

Mariano García Castillo, destaca que «el resultado presupuestario del año 2021 se debe a una gestión municipal responsable y con sentido común, basada en unos presupuestos reales acordes a los ingresos directos del Ayuntamiento y en la premisa de no gastar más de lo que se ingresa». Con esta filosofía económica permite mantener el nivel presupuestario sin aumentar la presión fiscal a los vecinos manteniendo congelados los impuestos. « Simplemente consiste en la aplicación de la regla principal que debe aplicar cualquier familia o empresa para su buen funcionamiento, que no es otra cosa que gastar en lo que se necesita y lo que se puede, teniendo el dinero para ello». Precisa, Mariano García.

.