El Ayuntamiento de Baza promueve una nueva residencia de mayores

Mariana Palma, Pedro Fernández y Alfredo Alles, presentan el proyecto de la nueva residencia./JOSÉ UTRERA
Mariana Palma, Pedro Fernández y Alfredo Alles, presentan el proyecto de la nueva residencia. / JOSÉ UTRERA

Será construida por una empresa privada, que la gestionará durante 39 años y su coste estimado es de 3,4 millones de euros

JOSÉ UTRERABAZA

A tan solo tres años desde su apertura – en abril de 2016- las 103 plazas de la residencia municipal de Baza Braulia Ramos se han quedado escasas para atender a la demanda de ingresos de personas dependientes y mayores, por lo que el Ayuntamiento ha iniciado el procedimiento para la ampliación de la misma, que en realidad es la construcción de una nueva residencia con 80 nuevas plazas y una unidad de estancia diurna para 10 plazas. El primer paso para la construcción de este nuevo módulo de residencia será tarde la aprobación en pleno del estudio de viabilidad para la ampliación y de los pliegos para la licitación del proyecto de ejecución, la construcción, el equipamiento y la explotación del servicio.

«La residencia municipal actual que es municipal pero de gestión privada, tiene la totalidad de sus plazas ocupadas y una lista de espera continua de entre 15 y 20 personas, además, los estudios realizados por el área municipal de Bienestar Social ponen de manifiesto la necesidad de ampliar los servicios asistenciales porque la demanda de plazas geriátricas va a ir en aumento» explica el alcalde de Baza, Pedro Fernández, para quién la medida «solventa una necesidad real para las familias, al tiempo que genera oportunidades laborales vinculadas a la prestación de los servicios asistenciales y al mantenimiento de las instalaciones. En este sentido detalla que entre las condiciones para la adjudicación del contrato se contempla que al menos un 15% de la plantilla de los trabajadores debe cubrirse con personas que se encuentren en situación de desempleo.

La documentación establece las condiciones para acceder al proceso de adjudicación, así como las fórmulas de valoración de las ofertas de las empresas interesadas en su construcción y gestión y un borrador de proyecto que debe guiar a las empresas para la elaboración del proyecto definitivo. En la misma se valora la inversión prevista en 3,42 millones de euros y un plazo de adjudicación de 38 años y 9 meses, que es el periodo estimado para recuperar la inversión realizada en la construcción. Se contempla, además, un canon en especie de 1.317 horas de residencia al año, que se corresponden a 3,5 plazas para uso municipal.

La intención es publicar los pliegos en la plataforma de contratación del Estado en los próximos días, para que la adjudicación se realice en el menor tiempo posible, siendo la fecha prevista de funcionamiento para 2022, si se cumplen todas las previsiones y plazos establecidos en los pliegos.

El nuevo edificio puede quedar unido a la actual residencia, con la que compartirá algunas zonas comunes y acceso principal. Se levantará en un solar municipal colindante de 3.000 metros cuadrados, situado frente a la avenida José Salinas en su confluencia con la avenida de Murcia, y junto al que se ha reservado otros 2.000 m2 para futuras ampliaciones.