Paso de la Santa Cruz en el interior de la Iglesia de la Mayor repleta de gente / JOSÉ UTRERA

La anunciada lluvia impidió la salida de la Hermandad de la Santa Cruz

Con la Iglesia Mayor repleta de gente se vivieron intensos momentos cofrades a los sones de la Banda Sinfonica de Atarfe y el trabajo de las cuadrillas de costaleros y costaleras bajo el trono

JOSÉ UTRERA BAZA

La procesión de la Santa Cruz no pudo realizar ayer noche su habitual estación de penitencia de los Martes Santo debido a la anunciada lluvia. No obstante fueron muchos los bastetanos que acudieron a la Plaza Mayor para presenciar la espectacular salida del trono de Maria Santísima al pie de la Cruz y su bajada por la rampa de la Iglesia Mayor hacia la principal plaza de Baza. Salida que no pudo realizarse para tristeza de todos, aunque a las 21,30 horas de anuncio la salida y se formó el cortejo, pero cuando se abrieron las puertas y la cruz de guía iba a salir, comenzó a llover y tras unos minutos de tensa espera, se decidió suspender definitivamente la salida procesional del Martes Santo en Baza.

El consiliario de la Hermandad, Manuel Millán con gran acierto, facilito que la todos las personas que quisieran accedieran el templo y ocuparon los bancos y que la Banda Sinfónica Municipal de Atarfe se colocara en un lateral para interpretar varias marchas procesionales, mientras los costaleros y costaleras realizaban varias levantas. La primera de ellas fue muy emotiva pues el Hermano Mayor de la Hermandad de Santa Cruz, Vicente Muñoz Sánchez invito a Miguel, un niño de 6 años que había pasado un mes en el hospital, con 12 días ingresado en la UCI y acompañado de sus padres quiso dar las gracias a María Santísima al Pie de la Cruz, ya recuperado del todo. Por vivir ese momento, ya valió todo el esfuerzo realizado por la Hermandad, aunque no pudiera realizar su estación de penitencia.

Con la Iglesia Mayor repleta de bastetanos, se vivieron momentos cofrades que todos los presentes supieron valorar.

El pasó de la Virgen estrenó la restauración y dorado en oro de los brazos de luz, y el agremán y flecos de oro del manto de la virgen. Quedando para el año próximos el estreno de cuatro faroles guía y dos candelabros de plata.