Borrar
Imagen de como quedará una de las esquinas desde la calle Aduana IDEAL
La Alcazaba de Baza lista para ser restaurada en cuando lo autorice la Junta

La Alcazaba de Baza lista para ser restaurada en cuando lo autorice la Junta

El proyecto de obra tiene un presupuesto de 1,9 millones que asume el Gobierno Central para afrontar la conservación y restauración de los restos emergentes, así como la adecuación de los espacios públicos

JOSÉ UTRERA

BAZA

Martes, 18 de abril 2023, 19:29

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Auditorio del Museo de Baza fue el escenario elegido para presentar con detalle la intervención prevista en la Alcazaba, que ha sido posible culminar una vez finalizada la fase previa de demolición del edificio en estructura y restos del mirador que había junto a la misma. Se trata de un proyecto de conservación, rehabilitación y puesta en valor de los restos emergentes de la Alcazaba, tanto de los ya existentes en la fase previa a la demolición como de los nuevos que han emergido una vez finalizada esa actuación. Tarea que va aparejada a la adecuación de los espacios públicos para uso y disfrute de la ciudadanía y de visitantes a este importante entorno monumental considerado Bien de Interés Cultural que por fin ya dispone del proyecto de ejecución y el dinero para llevarlo a cabo.

En los Presupuestos Generales del Estado para este 2023 existe una partida nominativa destinada a la Alcazaba de Baza por importe de 700.0000 euros del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana que, con carácter plurianual, se irá recargando y completando hasta alcanzar el importe total del proyecto, cercano a los dos millones de euros (1.900.000 euros). Coste que asume íntegramente el Gobierno Central. «Aunque la demolición la ha asumido el Ayuntamiento, está claro que la rehabilitación y puesta en valor de espacios como este es algo muy difícil de poder hacer si no contamos con el apoyo de otras administraciones, como sucede en este caso», apunta el alcalde de la ciudad, Manolo Gavilán.

Durante la presentación del proyecto, celebrada ayer lunes intervinieron el propio alcalde, la concejala de Urbanismo y Patrimonio, Gemma Pérez, y dos de las integrantes del equipo redactor del proyecto que dirige Isabel Bestué: las arquitectas Rosario Carmona y Carmen Cañones, a quienes Gavilán ha felicito por el resultado de este proyecto que recupera los espacios de la Alcazaba nueva y de la vieja de una forma muy didáctica con la que se permite comprender todo el entorno y, al mismo tiempo, ponerlo a disposición de la ciudadanía. Unos de los detalles que no conocen la mayoría de los ciudadanos es que existiera una Alcazaba, vieja y otra nueva.

Hace unos meses una vez finalizada la demolición de la estructura y restos del mirador, se planteó como solución más urgente el recalce de la muralla y la contención del terreno con unos muros que combinan hormigón y madera para integrarlos en el paisaje y, al mismo tiempo, reforzar la sujeción de los restos. Los muros se van a retranquear con respecto a la línea de muralla, de manera que se acota y se visibiliza el límite. Siempre partiendo de la compatibilidad de materiales y de la consolidación de los restos. Se prevé además habilitar una plaza con una imagen en consonancia con la de la Cava Alta, la intervención en la parte central que separa la Alcazaba nueva de la antigua y el acondicionamiento del resto de espacios públicos. Para diferenciar la zona antigua de la nueva se propone un pavimento con diferentes tonalidades y de tipo blando para poder hacer nuevas excavaciones arqueológicas en el futuro.

El proyecto contempla además actuar en la acequia del Caz Mayor con un tratamiento integrador, un trabajo en torno a la vegetación con árboles y plantas bajas que no impidan la visión de los restos, así como la restauración del pórtico de San Francisco que, según detalla la concejala de Urbanismo y Patrimonio, en un futuro tratará de colocarse en otro espacio de la ciudad para contextualizarlo mejor.

En la primera intervención de demolición y consolidación de toda la esquina sur-este ha permitido eliminar cualquier situación de riesgo, aunque ahora se hace preciso consolidar los restos; se ha posibilitado además constatar cuáles son los lienzos de muralla existentes, localizar nuevos restos (más de los que se esperaban) y determinar en qué estado se encuentran. El proyecto presentado en detalle muestra cómo será la intervención total tanto en los restos como en los espacios públicos y, en un futuro, se estudiará qué hacer con las partes que se encuentran en casas privadas. El documento se ha remitido ya tanto al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana como a la consejería de Cultura para su visto bueno y posterior licitación por parte del Gobierno Central.

La redacción del proyecto lleva realizándose desde 2020 por un equipo multidisciplinar de expertos en patrimonio histórico compuesto por arquitectos, arqueólogos, historiadores, ingenieros de caminos, topógrafos y restauradores. Muchos de ellos de Baza y dirigidos por la arquitecta Isabel Bestué.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios