4.000 personas en la 34 edición del Festival Internacional de Folclore de Baza

Uno de los bailesde la compañía Folclorica del Bernal de México. Galería: descubre las mejores imágenes de este colorido festival del folclore./RICARDO CAÑABATE
Uno de los bailesde la compañía Folclorica del Bernal de México. Galería: descubre las mejores imágenes de este colorido festival del folclore. / RICARDO CAÑABATE

Participaron grupos de Rusia, México, Cáceres, Murcia y el Grupo Municipal de Coros y Danzas bastetano

JOSÉ UTRERABAZA

La Compañía Folclórica del Bernal del municipio de González en Tamaulipas, México puso el ritmo y colorido de sus danzas como broche final al Festival Internacional de Folklore bastetano, que en su trigésimo cuarta edición, contó con grupos de Rusia, Cáceres, Murcia y el Grupo Municipal de Coros y Danzas de Baza, que ejerció de anfitrión y organizador del evento folclórico.

4.000 personas se dieron cita en la Campo de Fútbol de la Alameda, que por segundo año consecutivo acogió las dos galas de que consta el festival. El año pasado el cambió fue obligado por las obras y parecía que sería provisional, pero en vista de las condiciones del espacio deportivo, donde también se realizan conciertos de rock, parece que va a ser el escenario del FIF en las próximas ediciones.

El festival lo inauguró el grupo extremeño «La Serrana», de Piornal, que lució un cuidado vestuario y un acompañamiento musical en el que no faltaron los instrumentos más populares, junto a unas coves que sonaban muy bien. Finalizaron su actuación en Baza con la danza en la que aparece el Jarramplas, un personaje que podría acercarse a al Cascamorras de Baza y Guadix.

El segundo grupo en actuar fueron los bastetanos que ofrecieron una completa a la vez que compleja actuación, con incorporación de nuevas danzas y recuperación de otras, destacando la interpretación de las Seguidillas de la Puebla, que fueron todo un espectáculo, con 60 personas sobre el escenario.

En sus dos actuaciones el grupo de Baza, hizo un recorrido por su amplio repertorio y estreno el Fandango de Charilla de Alcalá la Real y recuperó varios bailes almerienses, otro del Marquesado del Zenete y un montaje inspirado en el flamenco y en Federico García Lorca que prepararon para la edición del año pasado.

Para cerrar la primera jornada, actuó Kamushka que es un grupo de la región del oeste de los Urales, que realizaron bailes por parejas muy alegres, donde los danzantes dan lo mejor de sí en un intento de superarse unos a otros y cerrar su paso por Baza con el denominado «Ural Suite», una exhibición con acrobacias, música variada y tremendamente alegre.

Final mexicano

El grupo de Coros y Danzas «Virgen de los Peligros» de la localidad murciana de Aljucer, fueron los encargados de abrir la segunda jornadas del FIF y a continuación actuaron por segunda vez el grupo anfitrión y lo clausuró la compañía del estado de Tamaulipas con sus danzas prehispánicas, pasando por Concheros, la Picota de Tamaulipas, bailes de la región norte como la Polca, la Redova o el Chotís, el son jorocho de Veracruz, el huapango y, por supuesto, los bailes de Jalisco, que entusiasmaron a todos los presentes, poniendo una vez más al público en pie y aplaudiendo a rabiar.

El denominado « Festival con los niños» volvió a ser un acto tan brillante como emotivo para niños y niñas que participaron en el mismo la mañana del domingo.

164 grupos de 76 países

El FIF ha traído hasta Baza a 164 grupos, de los que 76 son de distintos países como: Argelia, Argentina, Barkhostostán, Brasil, Chile, China, Colombia, Costa de Marfil, Costa Rica, Corea del Sur, Cuba, Daguestán, Eslovaquia, Filipinas, Francia, Grecia, India, Indonesia, Isla de Pascua, Israel, Italia, Kalmykya (República), México, Nigeria, Paraguay, Perú, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Rumania, Rusia, Senegal, Serbia, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela y Yugoslavia. En total 38 nacionalidades diferentes. El resto de grupos pertenecen a las distintas comunidades españolas que han ofrecido el rico y variado folclore de España, intentando evitar la participación de grupos de una misma región en un intervalo corto de tiempo