Cultura expedienta a Castril por eliminar el monumento a las víctimas del terrorismo

Aspecto que presentaba ayer el lugar donde se encontraba el monumento.
Aspecto que presentaba ayer el lugar donde se encontraba el monumento. / José Utrera García
  • El alcalde justifica que se ha suprimido el montículo apoyado en informes técnicos para mejorar la accesibilidad y la placa se colocará en otro sitio

La Delegación de Cultura de la Junta paralizó ayer las obras que el Ayuntamiento de Castril empezó en el mismo lugar donde se ubicaba el monumento a las víctimas del terrorismo, junto al mirador del Cantón. Las máquinas llegaron a suprimir un montículo de piedra donde reposaba la placa de homenaje.

El delegado de Cultura y Turismo de la Junta de Andalucía, Guillermo Quero, explicó ayer a IDEAL que el mismo martes su delegación intentó en varias ocasiones ponerse en contacto con el Ayuntamiento y con el propio alcalde, Miguel Pérez, para recabar información sobre los motivos de estos trabajos y de unas obras en el centro de la localidad sin previo conocimiento y autorización la Delegación de Cultura, puesto que el núcleo urbano de Castril está declarado desde hace años como Conjunto Histórico.

Según esta misma versión, y ante la falta de respuesta, una patrulla del Seprona acudió en dos ocasiones a Castril y constató que se había destruido el monumento y rellenado el lugar con hormigón. La obra está paralizada a instancias de la Junta y la zona ha quedado vallada y clausurada por orden de la Delegación de Cultura, cuyos técnicos tendrán que valorar lo sucedido y elaborar el correspondiente informe.

El monumento era una sencilla composición: un montículo de piedra con incrustaciones de cristal de Castril, que tenía una placa metálica que aludía a los tres olivos plantados en el lugar para llamar la atención al visitante y recordar a las personas fallecidas en el atentado del 11M y al resto de víctimas del terrorismo.

El Ayuntamiento justifica la decisión en la necesidad de nivelar la zona para eliminar barreras arquitectónicas y facilitar el acceso al mirador. El actual alcalde respondió ayer a su antecesor José Juan López Ródenas (PSOE)–de quien partió la denuncia– en un comunicado, y le recriminó que pretenda «instrumentalizar a las víctimas del terrorismo para su aprovechamiento político personal y económico familiar».

Según Miguel Pérez, el montículo ha sido removido apoyado en informes técnicos que justifican su «remoción por imposibilitar el acceso al lugar de viandantes y transeúntes, especialmente los aquejados de movilidad reducida».

El alcalde añade que la placa queda pendiente de ubicar en un lugar más adecuado, donde su «exhibición sea mayor y no impida el paso a los vecinos y turistas». También critica que el espacio está ocupado por mesas y sillas de un restaurante. «No somos un grupo de vándalos. Queremos embellecer el pueblo y quitar elementos distorsionadores», expresa el regidor.

Temas