Denuncian a 78 personas por la recogida ilegal de 2,5 toneladas de setas en la Sierra de Baza

Denuncian a 78 personas por la recogida ilegal de 2,5 toneladas de setas en la Sierra de Baza

En la zona se estaba produciendo un grave daño medioambiental ya que los recolectores estaban arrasando el manto vegetal donde crecen estos hongos

EFEGRANADA

Más de 2.500 kilogramos de níscalos recolectados de manera irregular en el Parque Natural de la Sierra de Baza han sido decomisados por la Guardia Civil, en colaboración con la Policía Nacional y Local, en una operación en la que se ha denunciado a 78 personas.

El instituto armado, junto con los citados cuerpos policiales, desplegó un dispositivo de vigilancia en torno al parque natural los pasados 26, 27 y 28 de octubre para prevenir y perseguir la recolección abusiva de setas, sobre todo de níscalos.

Según ha informado este martes la Guardia Civil, en la zona se estaba produciendo un grave daño medioambiental ya que los recolectores estaban arrasando el manto vegetal donde crecen estos hongos.

La recolección intensiva provoca que en el futuro no vuelvan a crecer más setas y los recolectores denunciados en el entorno del Parque Natural de la Sierra de Baza no buscaban setas para autoconsumo, limitada entonces a cinco kilos de setas por persona y día, sino que recolectaban el mayor número de kilos posibles de estos hongos.

Los denunciados, la mayoría de origen rumano, carecían además de la autorización administrativa preceptiva, ha detallado el instituto armado.

La recolección de productos en los espacios naturales, está regulada por la Ley 8/2003, de 28 de octubre de la Flora y la Fauna Silvestres, y se requiere autorización para la recolección y aprovechamiento de los productos silvestres, salvo las excepciones previstas para aquellos casos cuyo fin es el autoconsumo de determinadas especies.

Las denuncias han sido enviadas a la autoridad competente, la Delegación de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía.

Las setas intervenidas han sido destruidas en un centro gestor de residuos, ya que se ha considerado que no eran aptas para el consumo humano al incumplir la normativa sobre seguridad alimentaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos