La AMPA del colegio de la Puebla, dispuesta a aumentar las protestas

La AMPA del colegio de la Puebla, dispuesta a aumentar las protestas

Piden a la delegación de Educación que elimine los recortes en el colegio 'Ramón y Cajal'

José Utrera García
JOSÉ UTRERA GARCÍAPUEBLA DE DON FADRIQUE

Desde el pasado lunes, desde las nueve de la mañana y hasta las diez horas, los alumnos y padres del colegio público 'Ramón y Cajal' mantienen una movilización que se prolongará a lo largo de varios días hasta que reciban una respuesta por parte de la administración educativa a los recortes que ha supuesto la medidas adoptadas por la delegación territorial de Educación, tras la agrupación del colegio infantil y primaria Ramón y Cajal de la Puebla con el colegio San Isidro de Almaciles, y como resultado de dicha fusión quedó un único Colegio Público Rural.

La falta de infraestructuras, y fundamentalmente la falta de personal han dado pie a que el colegio se movilice. La AMPA señala que han sido reiteradas las reuniones con el inspector e incluso con el Delegado de educación, Germán González, pero el problema no se ha resuelto. Hay una falta extrema de personal, lo que ha dado lugar a que los refuerzos no puedan llevarse a cabo. Por sus características especiales, en el colegio 'Ramón y Cajal' de Puebla de Don Fadrique, hay un número muy elevado de alumnos que necesitan refuerzos, en algunos cursos casi un cincuenta por ciento del alumnado. Para paliar este déficit se ha recurrido a la plantilla existente «y nos encontramos con que educación infantil se ve afectada porque sus profesores tienen que reforzar en primero y segundo de primaria. A su vez primero y segundo de primaria se ven afectados porque van a recibir unas sesiones mínimas de refuerzo, para nada compatibles con sus necesidades (trece alumnos necesitan refuerzo).»

Algo similar ocurre con tercero y cuarto de primaria, donde son once los niños que necesitan refuerzo. En sexto de primaria la falta de recursos no permite refuerzo alguno. En quinto de primaria, donde hay cinco niveles educativos y algún niño que no sabe aún leer, hay un número de sesiones de «refuerzo irrisorio», y en estos dos cursos una misma asignatura es impartida por dos maestros. La AMPA destaca que « Cuando pasamos a secundaria nos encontramos con el caos: el sistema ha ido arrastrando varios niveles, algunos alumnos están desmotivados, y la dificultad para impartir clases es total, si a ello le sumamos de nuevo la falta de refuerzos el panorama es poco alentador».

Las madres y padres del colegio poblato, relatan que en secundaria hay incluso especialistas que han tenido que impartir asignaturas distintas a las suyas. «Este laberinto desolador, sólo se puede llevar a cabo cuando no hay ninguna ausencia ni baja por parte del profesorado, de ser así, es imposible impartir clases con normalidad».

Como resultado, a estas alturas del primer trimestre, el curso escolar no acaba de tomar forma, continuamente hay que modificar los planteamientos educativos para adaptarse a estas necesidades. Todo ello porque no hay personal suficiente para hacer frente a esta situación, faltan profesores, « y los niños, siempre los grandes perjudicados, no disfrutan en absoluto del derecho a un curso normal: están sujetos a la incertidumbre que les depara este colegio, y no tienen elección». Precisan.

«Suplicamos a la Administración que no nos condene al olvido, pues también somos Granada y nuestros hijos también son el futuro de la provincia».

Las protestas continuarán, y aumentará la intensidad durante el tiempo necesario «hasta que obtengamos respuesta positiva por parte de esta administración», concluyen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos