El Nazareno por la Puerta de Lorca.
El Nazareno por la Puerta de Lorca. / JOSÉ UTRERA

Esperanza bastetana

Las cofradías de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de la Victoria en su Pena y Dolor, la real e ilustre cofradía de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén, Santísimo Cristo del Amor y Nuestra Señora de la Esperanza y San Juan Evangelista y la real cofradía del Santísimo Cristo de los Méndez fueron las encargadas de procesionar a sus titulares en la tarde-noche del Jueves Santo bastetano.

La primera en salir fue la cofradía del Nazareno, con un sólo paso, pues sigue sin procesionar todavía la imagen de la Virgen de la Victoria, una bella talla que los bastetanos llevan años esperando verla realizar estación de penitencia desde hace tiempo. Pero la sola presencia del Nazareno es más que suficiente para salir a la calle para disfrutar de la pasión del Jueves Santo.

Lo mismo ocurre con la cofradía de la Esperanza, que este año presento varias novedades como fue el estreno de nueva candelería, ya de propiedad de la hermandad, que también ha incorporado un buen número de hermanos en sus filas. Además del paso de palio de la Esperanza, también procesiona el Cristo del Amor que es portado por una cuadrilla de costaleros sin relevo alguno.

La tercera procesión fue la del Cristo de los Méndez, una de las devociones más importantes de Baza.