Los tres matadores de la corrida de Baza piden hacer el paseíllo con el himno nacional

Juan José Padilla, en un desplante ante 'Primoroso', de Jandilla, toro indultado.
Juan José Padilla, en un desplante ante 'Primoroso', de Jandilla, toro indultado. / José Utrera García

Tarde redonda de Juan José Padilla, buena dimensión de Andy Cartagena y lesión de 'El Cordobés'

JOSÉ UTRERA GARCÍABaza

La corrida de feria de Baza tuvo un prólogo que no figuraba en el guión original. Y es que los tres actuantes, previo diálogo tras el despeje de plaza, pidieron a la banda de música que interpretara el himno nacional durante el paseíllo en un gesto de reafirmación patriótica frente al desafío separatista del Govern de Cataluña que el público respaldó con una clamorosa ovación. Fue la primera gran sorpresa de un festejo que vio retrasado su inicio por las largas colas que había en taquilla en los minutos previos y que después deparó momentos interesantes, un indulto, triunfos meritorios y, en la parte negativa, un percance en el segundo toro que impidió a Manuel Díaz ‘El Cordobés’ matar al segundo de su lote. Juan José Padilla tuvo, por tanto, que despachar tres de los cuatro toros de lidia ordinaria.

El rejoneador Andy Cartagena no lo tuvo fácil en el primer acto de la tarde por la flojedad del astado de La Castilleja que le cupo en suerte. Seguro y fácil con los rejones de castigo, se mostró algo desigual a la hora de clavar banderillas por la poca colaboración del burel. Las cortas y un par a dos manos fueron sin duda lo más lucido de su primera actuación, en la que no estuvo certero con el rejón de muerte. Pese a ello, fue premiado con una oreja. Mucho más lucida y redonda fue la faena a su segundo, lidiado en quinto lugar. Andy exhibió su maestría y sentido de la lidia, clavó siempre al estribo y en todo lo alto y, además, lució a sus formidables caballos. El único fallo lo tuvo con el rejón de muerte, de ahí que el premio quedara reducido a una oreja.

Manuel Díaz ‘El Cordobés’ solo pudo matar el primero de sus toros al ser arrollado en los lance de recibo y resultar fuertemente golpeado contra uno de los burladeros. Muy mermado físicamente, apeló al pundonor para tratar de enjaretar faena, tarea nada fácil por las condiciones del toro, poco claro y de escasa entrega. Meritorio todo cuanto hizo el madrileño, que pasó a la enfermería tras despachar a su oponente. No pudo salir a matar al quinto, ya que fue trasladado al Hospital de Baza. El público le tributó una gran ovación y llegó a pedir incluso una oreja para el matador.

MÁS INFORMACIÓN

De los recursos al indulto

Juan José Padilla tuvo trabajo extra por el percance de su compañero. Su primer toro, muy flojo, le obligó a ejercer tareas de cuidador. Si costoso era mantener en pie al burel, más difícil aún resultó instrumentarle faena de lucimiento. Todo a media altura, sin forzar al ‘jandilla’ y sin poder, por tanto, ligar series con calado en los tendidos. Su enorme voluntad fue premiada con una oreja. Con el que mató por la cogida de ‘El Cordobés’, otro toro de escasas posibilidades, dio todo un recital de recursos para sacar de la nada. La faena, brindada a ‘Morante de la Puebla’, presente en el coso bastetano, parecía condenada a la mediocridad, pero el jerezano supo revertir la situación y consiguió interesar y divertir al público, que pidió con fuerza las dos orejas para el torero a pesar de su poco acierto en la suerte suprema.

Y como la tarde, muy a favor de Padilla, contaba también con la enorme receptividad y generosidad de la buena gente bastetana, con el sexto toro, el de mejor condición, noble y pronto, llegó la traca triunfalista. Faena vibrante de un Padilla, muy entregado y dispuesto a todo, que terminó por provocar un indulto, el de ‘Primoroso’, marcado con el número 79, negro bragado y meano, que dejó mucho que desear, además de en presentación, en su pelea con el caballo. Un buen toro, sin duda, pero no merecedor de semejante premio.

EL FESTEJO

Baza. Corrida mixta de feria, con más de tres cuartos del aforo cubiertos en el centenario coso de la localidad, en tarde de agradables temperaturas. El festejo se inició con retraso por las largas colas en taquilla y también por la petición de los actuantes de que la banda de música interpretara el himno nacional durante el paseíllo.

Ganado. Se lidiaron dos toros para rejones de La Castilleja (primero y cuarto) y cuatro para lidia ordinaria de Jandilla, de muy justa presentación y pobre juego en conjunto. Los mejores, el segundo de La Castilleja y el que cerró plaza de Jandilla, indultado.

Actuantes. El rejoneador Andy Cartagena, oreja y oreja con fuerte petición de la segunda. Manuel Díaz ‘El Cordobés’, ovación tras petición de oreja en el único que mató. Juan José Padilla, oreja, dos orejas y dos orejas y rabo simbólicos. Salió a hombros junto a Cartagena. Manuel Díaz fue atendido en la enfermería de la plaza tras matar al segundo toro. El parte médico firmado por el doctor Galindo señala «traumatismo cerrado en hemitorax izquierdo con fractura costal y hematoma en pared costal», de pronóstico reservado. Fue derivado al Hospital de Baza.

Fotos

Vídeos