Prisión por pedofilia para un vecino de Baza que distribuía pornografia infantil

Prisión por pedofilia para un vecino de Baza que distribuía pornografia infantil

Fue arrestado el pasado martes por la mañana en la ciudad bastetana y se le han incautado centenares de archivos informáticos con imágenes muy duras de menores desnudos

J. R. VILLALBA y J. UTRERABAZA

El Juzgado de Instrucción número 2 de Baza ha enviado a prisión a un vecino bastetano de 30 años detenido por pedofilia al estar en posesión de numerosos archivos de pornografía infantil que presuntamente se dedicaba a distribuir por la red. El grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional de Granada lo detuvo el pasado martes por la mañana en la ciudad de Baza y tras pasar a disposición judicial ayer por la mañana fue enviado a prisión.

Los investigadores policiales efectuaron un amplio despliegue para detener a este individuo y posteriormente un registro para incautarse de numeroso material pedófilo que no se sabe bien si sólo intercambiaba o se dedicaba a comerciar con él. Las imágenes de estos archivos que circulaban, principalmente por la 'deepweb' o web profunda, son de una dureza escalofriante.

Desde el año 2008, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado siguen las recomendaciones del Tribunal Supremo que dicen que la posesión de al menos seis ficheros de contenido pedófilo colma las exigencias del artículo 189.2 del Código Penal, por la existencia de dolo en la posesión de dicho material pornográfico, y por lo tanto posibilita la detención de su poseedor como presunto autor de un delito relativo a la prostitución y corrupción de menores.

Denuncias de oenegés

Las oenegés dedicadas a la persecución de la pedofilia subrayan la responsabilidad que, en su opinión, recae en los proveedores de Internet, empresas que ofrecen a sus clientes la posibilidad de colgar sus páginas o sus 'newsgroups' de su estructura informática.

Las fuerzas de seguridad suelen supervisar las conexiones y los mensajes de los enlaces con pornografía infantil para identificar las direcciones de los ordenadores conectados. Sin embargo, hay muchos internautas «asociados» a las páginas pederastas que no dejan huellas electrónicas, ya que emplean programas de uso común para acceder a la Red de forma anónima.

Prodeni, asociación Pro Derechos del Niño de Granada, participó hace años en una operación policial para destapar redes de pornografía infantil por Internet. Descubrieron miles de fotografías de pornografía infantil, en la que los menores sufrían abusos. Pudieron detectar el intenso tráfico de este tipo de material existente en la Red. Aunque las formas de colgar fotos o vídeos con material sexual evoluciona.

La posesión de pornografía infantil en España es un delito con penas de hasta un año de cárcel, que suben hasta cuatro años para el productor o vendedor de este material. Cien millones de niños son utilizados en todo el mundo para la prostitución.

Las alcantarillas de Internet mueven el 70% de webs existentes en toda la red. Sólo el 30% restante es la parte que el común de los mortales puede visualizar a través de buscadores como Google. Esas alcantarillas de la red de redes reciben el nombre de 'deepweb.

En esos bajos fondos se alojan páginas de pedofilia, de sexo gratuito o de pago donde todo vale, de venta de narcóticos como cocaína, marihuana, hachís o heroína, entre otros, páginas donde se pueden adquirir armas, donde los servicios secretos de muchos países están presentes y donde infectar el ordenador con un virus es lo habitual.

Otra macrooperación

Una macrooperación policial de Europol contra la pedofilia en 2016 se saldó con 75 personas detenidas e investigadas en distintos países europeos. En Granada, al menos, hubo una persona arrestada. En el resto de España se registraron otras 23 detenciones más.

En los registros efectuados en Granada, así como en Madrid, Málaga, Badajoz, Murcia, Tarragona, Guadalajara, Sevilla, Valencia y Gerona, se incautaron de 65 discos duros 36 dispositivos USB, 1 CPU clónica, 6 ordenadores portátiles, tarjetas de memoria, DVD, cámaras de fotos, tablets y teléfonos móviles.

Además, se intervinieron más de 400.000 archivos explícitos de abusos sexuales a menores (vídeos y fotogramas en los que se reproducen abusos a menores desde bebés hasta niños y niñas de 16 años).

La nueva operación efectuada ahora en Baza vuelve a traer a la actualidad este problema que traspasa fronteras y que en este caso ha finalizado con un detenido en Baza presuntamente dedicado a la distribución de pornografía infantil con centenares de archivos incautados en sus ordenadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos