La Policía descarta el homicidio en el caso del hombre fallecido en su concesionario de Baza

Un vehículo policial, aparcado a las puertas del concesionario en el que ocurrió el suceso./José Utrera García
Un vehículo policial, aparcado a las puertas del concesionario en el que ocurrió el suceso. / José Utrera García

Uno de los vehículos del establecimiento se desplazó fortuitamente y atropelló a la víctima, que estaba con su nieta de tres años y resultó ilesa

JOSÉ UTRERA GARCÍA y CARLOS MORÁNBaza

Un vecino de Baza de cincuenta años murió este pasado sábado al ser arrollado por uno de los coches que estaban en el taller de reparación del concesionario de automóviles de su propiedad, que está ubicado en la carretera de Murcia y permanecía cerrado al público cuando ocurrió el suceso. El desgraciado accidente ocurrió alrededor de las seis de la tarde, cuando uno de los vehículos se desplazó de forma fortuita y atropelló a la infortunada víctima, que pereció prácticamente en el acto.

Se de la circunstancia de que el fallecido estaba acompañado por su nieta, un niña de solo tres años, que resultó ilesa. En este sentido, fue la pequeña la que alertó de la tragedia. Instantes después del dramático percance, la chiquilla salió al exterior del establecimiento y, al verla sola, un vecino de la zona se acercó hasta ella para ver qué sucedía. Tras escuchar a la niña, comenzó la búsqueda del abuelo, pero las puertas del concesionario no estaban abiertas -al parecer, la nieta salió por una de ellas, pero se cerró después de atravesarla-. Fue entonces cuando se dio aviso a la Policía Nacional, la Policía Local y Bomberos de Baza para que franquearan la entrada. Una vez dentro del edificio, los equipos de emergencia localizaron el cadáver de Ramón -así se llamaba el difunto- que, al parecer, estaba tendido bajo uno de los coches que estaban en el taller de reparaciones del concesionario.

Descartado el homicidio

Dadas las extrañas particularidades del suceso, la Policía Nacional de Baza no descartó en un principio ninguna hipótesis, incluida la del homicidio.

Sin embargo, y según las fuentes consultadas por IDEAL, los investigadores ya habían descartado ayer esa posibilidad y confirmaron que se trató de un lamentable y letal percance. Los resultados de la autopsia, que se llevó a cabo en el Instituto de Medicina Legal de la capital granadina, también avalarían que el fallecimiento se debió a un accidente, aunque este periódico no pudo confirmar oficialmente este extremo.

El fallecido es muy conocido en Baza, donde estaba considerado como «un empresario y trabajador serio y formal», según sus clientes y los vecinos que lo trataban habitualmente.

El cuerpo de Ramón fue velado en el tanatorio Muñoz, donde se congregó un gran número de personas para expresar sus condolencias a la familia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos