Una joven que se salvó de la muerte en la A-92: "Estamos cogidos por los ángeles"

  • Héctor Morales y Esther López viajaban de Granada a Denia cuando evitaron milagrosamente el choque contra el vehículo kamikaze. Poco después se produjo el accidente mortal

A veces un simple grupo de WhatsApp puede alertar de una próxima tragedia difícil. A mediodía de este pasado martes, Esther López avisaba a sus familiares de la situación que acababa de vivir en plena A-92 en sentido Murcia. Ella, su pareja Héctor Morales y Nica, la mascota, se habían cruzado con un vehículo que circulaba en dirección contraria y que estuvo a punto de poner fin a su trayecto hasta la provincia de Alicante.

Estaban "cogiditos por los ángeles". Tuvieron la suerte que horas después no dispuso el vecino de Albolote de 52 años, a quien el impacto con ese mismo coche acabó costándole la vida. Era la tercera víctima mortal del accidente que ha conmocionado a la provincia de Granada en las últimas horas. Las otras dos fueron los dos hermanos septuagenarios, vecinos de Cúllar, que circulaban en dirección contraria.

Héctor, médico de origen mexicano, y Esther, enfermera granadina, iban camino de Denia para tomar un barco que les llevara hasta Ibiza. Hoy, en la isla, el susto marca las primeras horas del día para esta joven pareja. Él era el encargado de conducir en el momento del encontronazo. "Fue muy fuerte. Íbamos un vehículo y nosotros adelantando por la izquierda a un camión. Subíamos una cuesta cuando de repente y entrábamos en una curva cuando un vehículo salió de frente por nuestro mismo carril. La visibilidad en la curva era mínima. El coche podría ir a unos 120 kilómetros por hora perfectamente", subraya.

Fotos:Accidente mortal en Baza

Según narra, en ese momento no tuvo tiempo para ver a los conductores del vehículo kamikaze. Sí lo tuvo para evitar colisionar con el coche que llevaban delante. Éste fue el primero que cruzó su camino con el contrario, y sólo una maniobra magistral le libró del impacto. Acabó haciendo trompos sobre el asfalto hasta quedarse atravesado en mitad del carril.

Además, la pareja confirma que tiempo antes de vivir la escalofriante situación, vio cómo un coche de la Guardia Civil les adelantaba a toda velocidad. Un kilómetro después de encontrarse con el vehículo de los dos septuagenarios, encontraron a la misma patrulla detenida en el arcén. López reconocía a sus familiares que ella, su pareja y su perra, estaban "cogiditos por los ángeles" para explicar la fortuna que habían tenido. A renglón seguido fueron recibiendo la información que IDEAL.es facilitaba sobre el accidente. Un pellizco en el estómago tomaba forma. Salvaron su vida de auténtico milagro.

Trompos y ansiedad

Una situación muy similar vivieron y compartieron, a través de comentarios en las Redes Sociales, algunos lectores de IDEAL. Antonio narra cómo tuvo que frenar en seco y pararse al encontrarse al conductor en dirección contraria. El vehículo que iba delante de él pudo esquivar el impacto de milagro, pero entre tanto hizo varios trompos y acabó dejando el coche parado en medio de la autovía. La conductora, según cuenta este lector, no supo ni siquiera cómo reaccionar tras haber salvado la vida de milagro y tuvo que ser atendida por un ataque de ansiedad que le impedía emprender de nuevo la marcha.

El revuelo y la preocupación corrió por Baza a la misma velocidad que se oían pasar sirenas y sirenas que trataban de llegar a tiempo a asistir a los implicados en el accidente. Un despiste, la hipótesis con mayor peso, lo causó todo. El destino eligió a varios supervivientes y se llevó por delante la vida de tres personas que no pudieron esquivar la muerte.