El incendio silencioso de la Sierra de Baza

Un impactante documental 'Desde el Aire' muestra millones de árboles que han muerto y siguen muriendo en el Parque Natural de la Sierra de Baza

Desde el Aire
JOSÉ UTRERABAZA

Un impactante vídeo grabado por la empresa 'Desde el Aire' muestra la desolación de una gran parte de la Sierra de Baza donde millones de árboles se han muerto y continúan muriéndose desde el mes de mayo de 2016. Ese mismo año en el mes de junio ya habían muerto 50.000 árboles, en septiembre ya eran 100.000 y ahora son millones. La superficie afectada según la Asociación Proyecto Sierra de Baza son 80 kilómetros cuadrados, el 15% de la extensión del Parque Natural de la Sierra de Baza.

La sequía y la procesionaria los ha ido debilitando y desde hace más de un año la cochinilla del pino resinero está acabando con los árboles, matándolos en pocos días. Es un incendio silencioso donde no hay fuego pero sí mucha destrucción. Es un desastre ecológico y forestal sin precedentes en los montes ibéricos. Las imágenes que ha grabado la empresa granadina 'Desde el Aire' no dejan duda alguna sobre la magnitud de lo ocurrido y sigue ocurriendo porque aún no se ha comenzado a actuar de forma contundente. El audiovisual, con una duración de dos minutos y medio, es impactante.

La Junta de Andalucía ha encomendado a TRAGSA la realización de un proyecto de intervención por importe de casi 3 millones de euros. El inicio de los trabajos está previsto para el mes de septiembre, pero es más que posible que se retrasen hasta el otoño, cuando pase el peligro de incendios.

Actuación de ¿urgencia?

Borja Nebot, Jefe del Servicio de Gestión del Medio Natural en la Delegación Territorial de Granada y coordinador del Grupo de Trabajo que se creó por la Resolución de la Dirección General de Gestión del Medio Natural de fecha 20 de octubre de 2016 destaca que “dada la importancia del foco se propuso que se declararan de urgencia las actuaciones, diseñando un proyecto de actuaciones en el menor plazo posible”. La Dirección General de Gestión del Medio Natural, por resolución de 1 de marzo de 2017, declaró de urgencia la actuación que tiene que esperar a que pase el período de máximo riesgo forestal, que impide la utilización de maquinaria para comenzar a talar árboles y destruir su madera.

En la llamada reunión de Caniles, donde se presentó el proyecto a realizar, Nebot, informó que se había desechado la inicial idea de autofinanciar el coste de los trabajos con los beneficios derivados de la extracción de madera, como inicialmente se preveía. El proyecto que se va a realizar tiene tres grandes bloques: Una propuesta de actuaciones silvícolas. Con trabajos forestales de corta y aclareo, que pretende la mejora del vigor de la masa del pinar. La creación de una red de parcelas para el seguimiento y evolución de los procesos de decaimiento forestal y restauración de las áreas afectadas. Y finalmente una tercera que pretende la restauración de los terrenos afectados por la problemática de decaimiento forestal en la Sierra de Baza, para lo que se prevé una actuación diferenciada en función del grado de afección de la zona y de la regeneración de la masa (escala, menos de 100 pies/ha o relevante, cuando sea de más de 100 pies/ha).

El Jefe del Servicio de Gestión del Medio Natural de la delegación de Medio Ambiente en Granada pone el énfasis en destacar como lo más preocupante en la gestión de esta problemática era los rodales que presentaba una afección extrema, con pérdida en algunos casos del 100 % de los pies del área, en las que será prioritario la protección del suelo, con actuaciones hidrotecnias de corrección hidrológico-forestal, que van a suponer el acondicionamiento de albarradas de tramo medio y de cierre, y también el acondicionamiento de fajinas de acordonamiento por curvas de nivel, especialmente en las laderas con pendiente alta y sin aterrazamientos, que eran las que más podrían resentirse ante una pérdida de la cubierta vegetal tan rápida, como la producida.

Como criterios de corta, se contiene en el proyecto el de no eliminar todos los pies de las masas afectadas, rechazando tala a matarrasa, sino que se llevara a cabo una corta selectiva que iría desde el 85 % en las zonas muy afectadas, al 50 % en las zonas menos afectadas.

Fotos

Vídeos