Homenaje a Diego 'el campanero' al cumplirse 10 años de su fallecimiento

Homenaje a Diego 'el campanero' al cumplirse 10 años de su fallecimiento

La calle que hay debajo del campanario de la Iglesia Mayor pasa a denominarse 'Pasaje de Diego Florentín'

JOSÉ UTRERABAZA

El que fuera durante cerca de 60 años campanero de la Iglesia de Nuestra Señora María de la Encarnación, Diego Florentín ya tiene una calle a su nombre, justo la que va desde la Plaza Mayor hasta el Arco de la Magdalena y que está justo debajo del campanario de la Iglesia Mayor.

Un homenaje que llega a petición de la propia familia y que ya pidió en el 2008 Jose Ramón Noguera, coincidiendo con el fallecimiento de Diego Florentín y también Sergio Rodriguez Dengra.

Diego Florentín, murió hace hoy diez años, el 23 de abril de 2008, y según cuenta su nieto Cesar Martínez Florentín, meses antes se cayó en la iglesia y se rompió la cadera y desde entonces fue complicándose su salud con una neumonía, y varias dolencias más, «era un hombre muy fuerte y aguantó varios infartos, y la extirpación de su ojo izquierdo pues tenía un tumor. Todo y con eso seguía tocando las campanas, sus campanas, hasta que le paso lo de la caída. Todos lo conocen por sus campanas y por su carácter que tenía, muy cabezón pero buena gente. Yo también tocaba las campanas con él, cuando íbamos de vacaciones a Baza, incluso mi abuelo nos puso nuestro nombre, el mío y el de mi hermano, en la golondrina, una de las campanas. El día de su entierro del día 24 de abril, quisimos subir a la torre para voltearle todas las campanas, a su salida de la iglesia, pero nos encontramos que habían electrificado todas las campanas, y se las tocaron, como se merecía». Relata Cesar Martínez

Agradecimientos

El pasado viernes, una de sus nietas Ana Alonso Florentín de 13 años, y el alcalde de Baza, Pedro Fernández, descubrieron la placa de denominación de la calle «Pasaje Diego Florentín». El alcalde de Baza califico el acto como «de justicia y recuerdo de una persona que se dedicó al cuidado de las campanas, que se empeñó en completar el campanario hasta conseguir cubrir 15 de los 16 vanos de la torre y que se dedicó a anunciar a través de las campanas los eventos importantes para la ciudad».

Las hijas, Ana María y Gloria Florentín Martínez, en nombre de la familia agradecieron al Ayuntamiento de Baza el reconocimiento a la labor de su padre. En el acto estaban, además, de los hermanos de Diego Florentín, Serafina y Julio.

Diego Florentín fue campanero de la Colegiata Nuestra Señora Santa María de la Encarnación de Baza más de seis décadas, desempeñando la función de tañerlas para anunciar a la población de los eventos que acontecían en La Mayor y fuera de esta, tales como celebraciones o efemérides importantes para la ciudad. Entre sus logros está el de haber recuperado las campanas de la torre del templo, consiguiendo que poco a poco se completaran la práctica totalidad de los vanos de los dos niveles de la misma, hasta alcanzar las 15 campanas existentes en la actualidad.

«El destino ha querido que la dedicatoria de este Pasaje a nuestro padre, coincida con el décimo aniversario de su fallecimiento, que se cumple este próximo lunes, 23 de abril. Diez años y seguimos recordándole, no sólo su familia y amigos, sino mucha gente que, incluso, no llegó a tener la suerte de conocerle. Y si aún hoy evocamos su nombre, es porque ha trascendido el amor que siempre tuvo por el pueblo que lo vio nacer y su trabajo desinteresado durante más de sesenta años por recuperar el campanario y las campanas de la Iglesia Mayor». Recordó la familia.

Reconocimiento justo

«Que el pueblo de Baza, a través de sus representantes municipales, dedique este Pasaje, al pie de la Torre, que tantos años recorrió en sus idas y venidas, hace justicia a nuestro padre y a muchas personas que le ayudaron a cubrir los huecos del campanil». Continuaron diciendo.

Su hija Gloria y sus nietos César y Samuel, dicen que la Torre de la Mayor tiene algo mágico, no sólo en sus campanas, también en su escalera de caracol, sus descansillos, el reloj y sus pesas, las vistas de la Ciudad… «Algo que nos gustaría que todos los bastetanos y visitantes pudieran conocer y disfrutar. Ojalá que algún día sea posible que se abra al público como una oferta cultural y turística; como también deseamos que se recuperen muchos de los toques y el alegre volteo de las campanas. Nada haría más feliz a Diego ´el Campanero´».

«Reiteramos nuestro profundo agradecimiento al Ayuntamiento de Baza por su receptividad y por el cariño que nos ha transmitido y por dejar un testimonio de memoria perenne de la figura de nuestro padre. Como también agradecemos la presencia de todas las personas que nos acompañan en este acto. Muchas gracias.»

Temas

Baza

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos