La empresa bastetana JULIOBAZA afronta el cambio generacional y su expansión internacional

La empresa bastetana JULIOBAZA afronta el cambio generacional y su expansión internacional
La empresa exporta grava para decoración a países como Francia, Países Bajos y Reino Unido

JULIOBAZA es una sólida empresa familiar con más de 30 años de experiencia en el sector de la construcción. Sus instalaciones centrales de más de 35.000 metros cuadrados se sitúan en el sureste de España, al norte de Granada.

JULIOBAZA Canteras cuenta con una superficie de extracción superior a los 700.000 metros donde obtienen un exclusivo y altamente apreciado material en tonos grises/azulados. Desde que comenzó su actividad extractiva en 1982 el objetivo principal de la compañía ha sido el compromiso pleno con sus clientes así como el respeto y la conservación del entorno medioambiental en el que desarrollan su actividad.

Julio Baza se fundó en Octubre de 1986 con una superficie de 7.000 m2 enfocados a la fabricación y venta de prefabricados de hormigón. Con el paso del tiempo se fue ampliando el tamaño de las instalaciones y aumentó la oferta de productos para ofrecer un amplio mercado de soluciones. A día de hoy, las instalaciones cuentan con más de 35.000 m2 donde ofrecen a sus clientes desde el estudio geotécnico para iniciar el proyecto de una casa, pasando por viguetas y todo tipo de prefabricados de hormigón, hasta la grifería o accesorios de baño.

En la actualidad la empresa está consolidando cambio generacional que comenzó hace tres años con la jubilación de Julio Sanchez, quien creó la empresa y ha estado al frente de ella durante 30 años. Ahora son los hijos de Julio Sanchez, Jose Luis y Gabriel quienes gestionan JULIOBAZA en sus diversas líneas de negocio.

La empresa exporta ya a países como a Francia y Países Bajos. Y están abriendo mercados en el Reino Unido. Para ello han incorporado a un experto comercial internacional, siendo esta la vía de crecimiento más importante para los próximos años. Aunque no la única pues se va a continuar modernizando la planta de producción de Baza e incluso incorporando nuevos líneas de servicios como una nueva planta de hormigón que viene a completar la línea tradicional de prefabricados de hormigón.

En las instalaciones de la Atalaya, JULIOBAZA dispone de una cantera de áridos de varias granulometrías.

El objetivo de la gerencia de la empresa es adaptarla al siglo XXI y todas las áreas de trabajo están bien definidas. Se ha restructurado el personal para afrontar los retos con mayores garantías y efectividad y manteniendo las líneas de negocio. Una de las potencialidades de la empresa y que han ayudado a pasar la crisis de la construcción ha sido ser capaces de dar servicio, no solo a los grandes proyectos o empresas (que también), si no a miles de pequeñas empresas y particulares, que han conformado el grueso de sus ventas.

El gerente de la empresa Jose Luis Sánchez, destaca que los fundamentos de JULIOBAZA es el trato personalizado, cercanía con los clientes y compromiso para dar soluciones desde antes de comenzar la obra y hasta su finalización pues cubren todas las necesidades, desde el proyecto geotécnico hasta el equipamiento de baños y decoración.

«Nuestro objetivo principal desde la creación de la empresa ha sido la satisfacción plena de nuestros clientes. Apostando por una estrategia innovadora y creativa de la comercialización, venta y distribución de productos.»

Entre las mejoras ya en marcha se incluye una imagen actualizada, se está en proceso de renovación de la página web, y acudiendo a ferias del sector como la Feria Internacional de la Piedra Artificial de Francia. Para la próxima edición de la misma JULIOBAZA acudirá con stand propio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos