Aceptan tres años de cárcel tras hallar en su casa de Baza 'coca', armas y más de 30.000 euros

Edificio donde se ubica la Audiencia de Granada./IDEAL
Edificio donde se ubica la Audiencia de Granada. / IDEAL

Los agentes descubrieron en el armario del dormitorio de los acusados un rifle semiautomático y una escopeta para las que no tenían permiso

Y. H.

Una pareja de Baza ha aceptado cumplir tres años y un día de prisión como autora de un delito contra la salud pública, después de que la Policía Nacional hallase en su domicilio cocaína, heroína, más de 30.000 euros, munición y dos armas –una escopeta y un rifle semiautomáticos– para cuya tenencia él carecía de permiso. Por ese motivo, a él se le han impuesto otros cuatro meses más de cárcel.

Así lo recoge una sentencia dictada con la conformidad de las partes por la Sección Segunda de la Audiencia. En ella se establece que ambos acusados traficaban con sustancias estupefacientes y, junto a la pena de prisión, se les impone una multa de 24.000 euros.

La operación que se saldó con la detención de estas dos personas la desarrolló el Grupo Operativo Local de Policía Judicial de Policía Nacional de la Comisaría de Baza. Los agentes tuvieron conocimiento a lo largo de 2016 de que los acusados se dedicaban a la venta de estupefacientes y, tras llevar a cabo varias vigilancias en las proximidades del inmueble donde residían, «se pudo comprobar el continuo trasiego de personas que acudían a su domicilio con la finalidad de adquirir drogas, así como las continuas salidas del acusado» en dos vehículos de su propiedad –uno un BMW– a distintos puntos de Baza «para vender droga a terceras personas».

Los teléfonos de la pareja fueron 'pinchados' y la Policía confirmó sus sospechas: las intervenciones telefónicas «pusieron de manifiesto que ambos acusados se dedicaban a la venta de tanto cocaína como de heroína, respondiendo las llamadas (...) indistintamente ambos acusados».

Ante ello, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Baza autorizó, el 29 de diciembre de 2016, la entrada y registro en el domicilio de los procesados, así como en el de los padres de él. Donde vivían los dos acusados, los agentes hallaron «sustancia estupefaciente, armas y una cantidad considerable de dinero en billetes de diverso valor». En el baño, la Policía encontró «un par de bolsitas con sustancia blanca» y, en el alféizar de la ventana, trozos de sustancia blanca «con apariencia de pequeñas piedras». En el patio al que daba esa ventana, había más droga que había sido arrojada por el acusado. Exactamente se localizaron 13 dosis de sustancia marrón (heroína) y 121 dosis de sustancia blanca (cocaína). En el salón, había dos montoncitos de sustancia blanca y marrón junto a una cuchilla y una cucharilla. Esos útiles estaban «destinados al fraccionamiento de las dosis». En el dormitorio de la pareja, en un cajón del armario, aparecieron tres bolsos con más de 30.000 euros, así como las armas antes referidas, que «estaban en correcto estado de funcionamiento y capacitadas para el disparo». Junto a las armas, que según indica el fallo el acusado «no las poseía con intenciones de usarlas con fines ilícitos o peligrosos para las personas», fueron localizados un total de 74 cartuchos (29 de un tipo y 45 de otro).

La sustancia aprehendida resultó ser 'coca' (unos 255 gramos) y heroína (18,43 gramos). Los dos coches fueron igualmente decomisados, por haber sido empleados en los desplazamientos del acusado «para la venta de esas sustancias en el mercado ilícito». El día del juicio, el matrimonio reconoció los hechos, aceptando su culpa y la pena.

 

Fotos

Vídeos