Aparece en Orce un hueso hioides de un carnívoro de hace 1,5 millones de años

Es el hueso que sostiene los músculos para poder emitir sonidos y sólo hay 9 ejemplares en todo el mundo

Aparece en Orce un hueso hioides de un carnívoro de hace 1,5 millones de años
JOSE UTRERAORCE

El equipo internacional de científicos, liderado por la Universidad de Granada, coordina Juan Manuel Jiménez Arenas ha hallado en el mítico yacimiento de Venta Micena, un hueso hioides de apenas 14 milímetros perteneciente a un animal carnívoro, aun por identificar que vivió hace 1,5 millones de años, que podría aportar nuevos datos acerca de qué tipo de sonido emitían y cómo se comunicaban estas especies ancestrales.

Según Fernández Arenas, este pequeño hueso es muy difícil de encontrar en estas cronologías por su pequeño tamaño y porosidad (apenas se han hallado una docena en todo el mundo), y resulta clave para la vocalización. El hioides se encuentra en la parte anterior del cuello, debajo de la lengua y tiene forma de U mayúscula.

Los investigadores han encontrado también una minúscula tercera falange de carnívoro, una minúscula garra de 5 milímetros que, al igual que el hioides, «sirve para ilustrar la precisión quasi cirujana con la que operamos en los yacimientos de Venta Micena y Barranco León, cuyos registros serán clave para avanzar en la investigación sobre el origen del poblamiento humano en Eurasia». Refiere el coordinador del equipo de investigadores que hoy sábado finalizan los trabajos de campo en los yacimientos de Barranco de León y Venta Micena.

Barranco de León

El lugar elegido para presentar parte de los fósiles y realizar una valoración de la campaña fue el yacimiento de Barranco de León, acto que contó con la asistencia de la delegada del Gobierno en Granada, Sandra García, el vicerrector de Extensión Universitaria de la UGR, Víctor Medina, el delegado de cultura de la Junta, Guillermo Quero y el director de Centros e Institutos de Investigación de la UGR Fernando Cornet. Además del alcalde de Orce, José Ramón Martinez Olivares y varios miembros de la corporación municipal orceña.

Durante la campaña de este año que ha durado 21 días, se han hallado 1.501 registros de gran importancia, el último fue un espectacular núcleo, tallado por la mano del hombre, que apareció ayer viernes en Barranco de León justo cuando se estaban dando los datos y resultados de la campaña del 2108.

En Venta Micena

Los investigadores han hallado también en el yacimiento de Venta Micena, a apenas dos metros del hioides, un fémur de mamut de más de 70 centímetros de longitud, «el primer hueso de estas características que aparece completo en Orce, perteneciente a un mamut pequeño, de unas 5,5 toneladas, peso mayor que el de los elefantes africanos actuales aunque pequeño si lo comparamos con las 9 toneladas que debió tener el mamut que se encontró en Fuente Nueva 3 el año pasado», destaca el profesor de Prehistoria y Arqueología de la UGR Juan Manuel Jiménez Arenas.

El análisis de este fémur permitirá realizar estimaciones sobre la masa corporal de este tipo de elefante, para conocer nuevos datos sobre su comportamiento y la ecofisiología del animal. El yacimiento de Venta Micena, el primero de los yacimientos descubiertos en el año 1976 por un equipo de investigadores del Instituto de Paleontología « M. Crusafont» de Sabadell dirigido por Josep Gibert i Clols, ( 1941-2007) es el espejo que refleja la exuberante fauna que vivió en Orce en aquellos remotos tiempos.

Este año se han hallado restos de mamuts, hipopótamos, rinocerontes, bóvidos de gran tamaño, ancestros de las cabras, ciervos -uno de gran tamaño y otro de menor talla-, caballos y licaones -perros manchados africanos-, entre otras especies.

Evidencia humana

El yacimiento de Barranco León, donde se registran las evidencias de presencia humana más antigua del continente europeo, tampoco se queda a la zaga en la aparición de registros durante esta campaña. El paleocanal que se produjo tras una rápida lluvia torrencial fue un hito para los primeros pobladores europeos en su interacción con el territorio. Pues pudieron nutrirse de materias primas con las que configurar los útiles con los que procesaban animales y plantas.

Durante la campaña del presente año se han vuelto a encontrar lascas con las que aquellos primeros hombres descarnaron grandes herbívoros y herramientas más compactas y macizas con las que fracturaron distintos materiales, fundamentalmente otras rocas -para obtener las primeras- y huesos para acceder a la médula ósea.

Según el codirector del proyecto «las estrellas de esta campaña han sido un conjunto de lascas de sílex -cuyos filos se asemejan a escarpelos-, un núcleo muy agotado -que denota un aprovechamiento máximo del material- y un esferoide que se adapta perfectamente a la forma de una mano. Además, tenemos evidencias del uso de esta exigua pero eficiente panoplia (arma). Una tibia de caballo presenta marcas de haber sido percutido con una piedra para acceder al nutritivo tuétano y el hallazgo realizado ayer de un núcleo bastante potente» Destaca Jiménez Arenas.

Impacto Científico

Sandra García, valora el impacto científico, social y económico de los yacimientos de Orce, donde los nuevos hallazgos presentados continúan afianzando la cuenca Guadix – Baza como epicentro internacional de la investigación paleontológica y como polo generador de oportunidades en las comarcas del norte de la provincia.

Así se desprende del trabajo desarrollado en la última campaña por los más de 50 investigadores de 15 centros internacionales, a quienes García felicitó por su enorme contribución para avanzar en la investigación sobre el origen y los antecedentes de las primeras comunidades humanas en el continente europeo.

La delegada de la Junta destaca que los registros fósiles encontrados consolidan la singularidad de los yacimientos y se muestra convencida de que los nuevos trabajos previstos seguirán deparando sorpresas para avanzar en el mejor conocimiento de la vida, particularmente la de los humanos, a 1,5 millones de años atrás.

Según ha precisa García, «la investigación es posible gracias al impulso inversor de la Junta de Andalucía que destina cada año 75.000 euros para un proyecto que se inició el año pasado y tendrá vigencia hasta el 2020 lo que supondrá una inversión total de 300.000 euros».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos